6.8 C
Ushuaia
jueves, febrero 22, 2024
InicioInternacionalChina intenta limitar los daños de los comentarios de un diplomático que...

China intenta limitar los daños de los comentarios de un diplomático que irritaron a Europa

Las declaraciones del embajador chino en Francia cuestionando la soberanía de los antiguos Estados soviéticos amenazan con alterar los esfuerzos de China por equilibrar el cortejo a Europa con el apoyo a Rusia.

BRUSELAS – China se movilizó el lunes para limitar el daño a sus relaciones con Europa, repudiando los comentarios del embajador de Beijing en París, que había cuestionado la soberanía de naciones postsoviéticas como Ucrania en una entrevista televisada.

Los comentarios de Lu Shaye el viernes provocaron una tormenta diplomática durante el fin de semana entre los ministros de Asuntos Exteriores y los legisladores europeos, y varios países convocaron a los enviados de China para pedirles explicaciones.

La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, Mao Ning, durante una sesión informativa diaria en el Ministerio de Asuntos Exteriores en Pekín el lunes. Foto Andy Wong/Associated PressLa portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, Mao Ning, durante una sesión informativa diaria en el Ministerio de Asuntos Exteriores en Pekín el lunes. Foto Andy Wong/Associated Press

Sus declaraciones amenazaban con perjudicar los esfuerzos que China está realizando para cortejar a los líderes europeos con el comercio y, al mismo tiempo, apoyar a Rusia, con la que ha declarado una asociación “sin límites”.

La guerra en Ucrania ha puesto a Beijing en una posición incómoda:

Se ha negado a condenar la invasión rusa y, al mismo tiempo, ha prometido no ayudar militarmente a Rusia en su guerra.

El Ministerio de Asuntos Exteriores chino trató de contener las consecuencias de las declaraciones de Lu el lunes, insistiendo en que reconoce la soberanía de todas las antiguas repúblicas soviéticas que han declarado su independencia, incluida Ucrania.

“China respeta el estatus soberano de las antiguas repúblicas soviéticas tras la disolución de la Unión Soviética”, declaró el portavoz del Ministerio, Mao Ning, en una rueda de prensa en Beijing.

Preguntado sobre si los comentarios de Lu del viernes representaban la política oficial, Mao respondió:

“Puedo decirle que lo que acabo de declarar representa la posición oficial del gobierno chino.”

La gaffe por sus declaraciones se produjo mientras las fuerzas rusas intensificaban el domingo su bombardeo de la región meridional de Kherson, causando al menos dos muertos.

Se espera que la región sea el centro de un contraataque ucraniano en las próximas semanas o meses, y las autoridades rusas de ocupación parecen estar en alerta máxima: el lunes dijeron que habían derribado un avión no tripulado que intentaba atacar el puerto de Sebastopol, en Crimea.

Una pregunta sobre Crimea, que Rusia se anexionó ilegalmente en 2014, inició la disputa diplomática en las capitales europeas por las declaraciones de Lu.

En respuesta a una pregunta de la cadena de televisión francesa TF1 sobre si Crimea formaba parte de Ucrania según el derecho internacional, dijo que Crimea era históricamente rusa y había sido entregada a Ucrania;

luego añadió: “Ni siquiera estos países de la antigua Unión Soviética tienen un status efectivo en el derecho internacional, ya que no existe ningún acuerdo internacional que especifique su status como países soberanos.”

Tras la sesión informativa del Ministerio de Asuntos Exteriores chino del lunes, la embajada china en París emitió un comunicado en el que rechazaba las declaraciones de Lu.

Sus comentarios “no fueron una declaración política, sino una expresión de puntos de vista personales durante un debate televisado”, decía el comunicado, y “no deben ser objeto de sobreinterpretación”.

Pero la cuestión no ha desaparecido.

Francia, expresando su “consternación”, convocó a Lu el lunes al Quai d’Orsay, el Ministerio de Asuntos Exteriores, para que explicara sus comentarios.

Los tres Estados bálticos, Estonia, Letonia y Lituania, dijeron que harían lo mismo.

Las declaraciones de Lu han provocado especial enfado en los países de Europa Central y Oriental que estuvieron bajo dominio u ocupación soviética.

Los países bálticos, anexionados por la Unión Soviética tras la Segunda Guerra Mundial, son especialmente sensibles a cualquier sugerencia de que su soberanía está en entredicho.

En una reunión de ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea celebrada el lunes en Luxemburgo, el ministro de Asuntos Exteriores de Lituania, Gabrielius Landsbergis, declaró que se pediría a los embajadores chinos que explicaran si “ha cambiado la postura china sobre la independencia y recordarles que no somos países postsoviéticos, sino los países que fueron ocupados ilegalmente por la Unión Soviética“.

Su homólogo estonio, Margus Tsahkna, dijo que quería saber “por qué China tiene esa postura o comentarios sobre los Estados bálticos”, todos ellos miembros de la UE y la OTAN.

Los comentarios de Mao no fueron suficientes, dijo, y añadió:

“Espero que haya una explicación. No estamos satisfechos con ese anuncio”.

El lunes, Charles Michel, Presidente del Consejo Europeo, declaró que la política UE-China figuraría en el orden del día oficial de la próxima reunión, en junio.

Los europeos están empezando a trabajar en un nuevo documento de estrategia sobre China, que sustituirá al redactado en 2018.

La declaración, justo antes de la invasión rusa de Ucrania, de una asociación “sin límites” entre los presidentes de China y Rusia, Xi Jinping y Vladimir Putin, ya había sacudido a los europeos, que mantienen importantes dependencias económicas de China incluso cuando se han esforzado por reducir su dependencia de la energía rusa.

“Esto no hará más que aumentar la preocupación sobre China en Europa y reforzar la ansiedad sobre si China puede y quiere desempeñar un papel constructivo en la crisis de Ucrania”, dijo Noah Barkin, especialista en China con sede en Berlín del Grupo Rhodium, una firma de investigación.

“Hemos visto un aluvión de visitas de líderes europeos a Beijing, presionando a Xi para que no apoye a Putin, pero todas las señales han ido en la otra dirección: que China está profundizando su relación con Rusia”.

“A nivel europeo, el daño ya está hecho y no se deshará fácilmente”, afirmó François Godement, estudioso de China en el Instituto Montaigne de París.

Dijo que no le sorprendería que Lu fuera retirado como embajador, dada la importancia de la relación franco-china y la rapidez con la que Beijing desautorizó sus comentarios.

“En Europa está aumentando la tensión en torno a China, y la gente presta mucha atención al comportamiento de Beijing”, declaró Theresa Fallon, directora del Centro de Estudios Rusia-Europa-Asia de Bruselas.

Ya ha habido una reacción violenta, señaló, sobre la visita de este mes del presidente de Francia, Emmanuel Macron, a Beijing, su sugerencia de que Taiwán era un asunto relativamente poco importante para Europa y sus comentarios sobre la independencia europea de Washington, especialmente dado el papel vital que Estados Unidos está desempeñando en Ucrania en nombre de la seguridad europea.

Los europeos, dijo Fallon, escucharán los comentarios de Lu “y pensarán, así es como los chinos y los rusos hablan entre ellos”, sobre un mundo dividido en esferas de influencia:

China sobre Taiwán y el Pacífico, y Rusia sobre Ucrania y su antiguo imperio.

Este último episodio “pondrá a Beijing contra las cuerdas durante un tiempo”, afirmó.

“Durante mucho tiempo, los europeos vieron lo que querían ver, y ahora es más difícil seguir con la pantomima de que si conseguimos que Xi presione a Putin podremos acabar con la guerra”.

En unas declaraciones que contrastaban con las de Lu, Fu Cong, embajador de China ante la UE, declaró este mes en una entrevista a The New York Times que China no reconocía la anexión rusa de Crimea ni de partes de la región oriental ucraniana de Donbás, sino que reconocía a Ucrania dentro de sus fronteras internacionalmente aceptadas, en línea con las declaraciones de Mao el lunes.

Pero Fu también dijo que Beijing no había condenado la invasión rusa de Ucrania porque entendía las afirmaciones de Rusia sobre librar una guerra defensiva contra la invasión de la OTAN, y porque su gobierno cree que “las causas profundas son más complicadas” de lo que dicen los líderes occidentales.

Lu, de 58 años, ha sido embajador de China en Francia durante casi cuatro años y se ha ganado la reputación de representante feroz, a veces cáustico, de Beijing.

Se le considera uno de los principales exponentes de lo que se ha dado en llamar “diplomacia del guerrero lobo”, llamada así por dos películas chinas ultra patrióticas que presentan las malvadas conspiraciones y la feroz desaparición de mercenarios extranjeros dirigidos por estadounidenses.

Lu ha respondido agresivamente a las críticas a China por su gestión de la pandemia de COVID-19, que se cree que comenzó en Wuhan, ciudad del centro de China de la que fue vicealcalde.

Se hizo muy conocido en Francia cerca del comienzo de la pandemia, en abril de 2020, cuando un diplomático chino anónimo acusó en el sitio web de la embajada a las enfermeras de las residencias de ancianos francesas de haber “abandonado sus puestos de la noche a la mañana” y “dejado morir de hambre y enfermedad a sus residentes”.

Aquel exabrupto provocó la primera comparecencia de Lu ante el Ministerio de Asuntos Exteriores francés.

Era la primera vez que un embajador chino era convocado allí desde la represión de los manifestantes por la democracia en la plaza de Tiananmen en 1989.

ARTICULOS RELACIONADOS