7.8 C
Ushuaia
domingo, julio 21, 2024
InicioSociedadEl futuro del Litio: de quién es el "oro blanco" argentino y...

El futuro del Litio: de quién es el “oro blanco” argentino y por qué Chile puso en alerta al sector

La semana pasada el presidente Boric anunció la estatización de la industria. ¿Puede ocurrir una intervención similar en la Argentina? Proyectos, explotaciones y la polémica por la idea de declarar al mineral como “recurso estratégico”. Qué dicen los candidatos.

Candidato a la presidencia de la Argentina que va y vuelve de los Estados Unidos, lo hace con una palabra estampada en el alma: litio. “Todos quieren saber qué vamos a hacer con el litio, a quién se lo vamos a vender, cómo lo vamos a vender”, dice un asesor que vio cómo le planteaban días atrás el tema, por ejemplo, a Horacio Rodríguez Larreta.

Se acelera la idea de que ese mineral, del que el país posee abultadas reservas, será relevante para el mundo y un gran negocio, sobre todo, para quien consiga valerse del recurso. El futuro se proyecta sobre la base de que todo aquello que facilitará el movimiento humano -la tecnología, el transporte eléctrico- dependerá de este nuevo oro blanco. Ya no es nuevo que el litio está ahí, debajo de las lagunas en los salares, existente, palpable y en buena medida disponible, pero ¿de quién es el litio verdaderamente? ¿Es un recurso estratégico que debe ser protegido?

El 24 de abril de 2023 del presidente chileno, Gabriel Boric, anunció la estrategia pública del litio para el país andino.El 24 de abril de 2023 del presidente chileno, Gabriel Boric, anunció la estrategia pública del litio para el país andino.

La pregunta vuelve por lo que ocurrió en Chile, el mayor productor del mundo, la semana pasada. El jueves, por cadena nacional, el presidente Gabriel Boric anunció casi una estatización del sector. La medida dialoga con la captura de la explotación y la renta del cobre que comenzó durante el gobierno de Salvador Allende en los tempranos 70. Ahora, con el litio, el gobierno chileno pretende expandir el sector con una posición dominante del Estado, con los privados como socios.

“El esfuerzo de la exploración, explotación y agregación de valor, lo haremos con base en el principio de la colaboración virtuosa público-privada”, dijo Boric y anunció el envío al Congreso de un proyecto de ley para crear la Empresa Nacional del Litio, que será 100% estatal.

Chile venia perdiendo mercado a pesar de su potencial, frente al desarrollo en la Argentina donde las condiciones para inversionistas, paradójicamente, resultaban más favorables. Por el anuncio de Boric, hubo críticas del sector empresario y las acciones de las principales empresas exportadoras se desplomaron. Pero de todos modos, el mandatario trasandino avanzó con los cinco ejes de lo que llaman la Estrategia Nacional del Litio:

1. El Estado participará en todo el ciclo productivo del mineral, creando para ello una Empresa Nacional del Litio 100% estatal.

2. El esfuerzo de la exploración, explotación y agregación de valor será en base al principio de colaboración público-privada.

3. Se avanzará hacia el uso de nuevas tecnologías de extracción de litio que minimicen el impacto en los ecosistemas de los salares. Chile extrae litio del Salar de Atacama. Además, habrá una red de protección de salares, cumpliendo el compromiso de 30% de ecosistemas protegidos para 2030.

4. Todo este desarrollo se hará con la participación de las comunidades aledañas a las faenas mineras, es decir, tendrán voz y voto en las decisiones los representantes de los pueblos originarios.

5. Se promoverá la generación de productos del litio con valor agregado.

¿Y ARGENTINA?

Junto a Chile y Bolivia, Argentina integra el llamado “Triángulo del litio”, con un 65% de los recursos mundiales. Argentina y Chile producen actualmente 30% del litio en el mundo. Y sólo Argentina tiene el 20,5% de las reservas mundiales. Si bien ya existen 38 proyectos para extraer litio en Argentina, hasta ahora sólo dos de ellos producen y exportan los productos derivados de este mineral (carbonato y cloruro de litio).

litio

En la Argentina, hay 38 proyectos establecidos. Pero los únicos dos yacimientos en producción están en Catamarca y Jujuy. En Salta, La Rioja y San Juan todavía no hay explotación.

En Catamarca, en el Salar del Hombre Muerto, corazón de la Puna, la estadounidense Livent, 100% de capitales norteamericanos, opera el Proyecto Fénix. En Jujuy, dentro de los límites del Salar de Olaroz, opera Sales de Jujuy, sociedad integrada por la australiana Allkem (con 66,5% de las acciones), la japonesa Toyota Tsusho (25%) y la empresa estatal de la provincia de Jujuy, Jemse (8,5%). En la práctica, Allkem es la empresa que controla las operaciones, y a la que remite el sitio web de Sales de Jujuy.

Salar del Hombre Muerto, CatamarcaSalar del Hombre Muerto, Catamarca

Los datos surgen de un informe agudo presentado el mes pasado por la organización periodística RUIDO (Red Contra el Silencio Oficial) y FUNDEPS. El mismo trabajo, titulado “Los Dueños del Litio en la Argentina”, señala que “es prácticamente imposible saber quiénes son los beneficiarios finales de las utilidades de esas empresas” y que “en materia ambiental, los principales cuestionamientos tienen que ver con el uso del agua y el destino de los residuos de la producción”.

Salar del Hombre Muerto, CatamarcaSalar del Hombre Muerto, Catamarca

¿Cuánto pagan? En Catamarca, Livent paga un 3,5% sobre el valor de facturación. “Ese monto engloba: regalías, canon, aportes adicionales y RSE. Este último ítem se integra a un fideicomiso para obras de infraestructura, proyectos de inversión o desarrollo productivo”, dice el informe.

En Jujuy, las regalías son del 3% sobre el valor de boca de mina (tal como es extraído). “De todos modos, están reguladas por la Ley Fiscal N° 5.791, que establece en algunos casos un descuento del 1% cuando el mineral se industrializa en la provincia. Se aplica también a las operaciones que industrializan el carbonato de litio, lo que en esos casos llevaría la tasa efectiva a aproximadamente 1,6% sobre el valor de venta (2% boca de mina)”.

Cuál es el modelo

El litio argentino va casi en su totalidad a China (hecho que mantienen en alerta a los Estados Unidos). Pero frente al caso de Chile o el de Bolivia, muy similar, el mercado le está comenzando a pedir claridad a la Argentina. ¿Intervención estatal, a lo Boric, o reglas claras de libre mercado y competencia para inversionistas? Santiago Dondo, abogado (UBA), Máster en Derecho Minero de la Universidad de Queensland y ex subsecretario de Política Minera, planteo los escenarios en una nota publicada el mes pasado en la revista digital Seúl.

Exportaciones de litio: la evolución hacia China

“Argentina tiene que elegir entre los dos modelos imperantes. En Bolivia, Evo Morales convenció a todos de que ‘no se llevarán nuestro litio si no es en un auto eléctrico boliviano’. Resultado: Bolivia no produce litio a nivel comercial a pesar de tener el salar más grande del mundo”, escribió.

“Australia produce más de la mitad del litio del mundo, y más del 90% lo exporta a China, en ocasiones incluso con menos valor agregado que en Argentina. Con reglas de libre mercado, impulsan la producción, invierten en tecnología y, para agregar valor, se focalizan en desarrollar su sector de proveedores a la minería, que hoy ya emparda en tamaño al propio sector minero australiano, exporta por 27.000 millones de dólares, invierte 1.000 millones por año en investigación y desarrollo, y motoriza la industria nacional de manera formidable: son cerca de 5.000 empresas, casi todas australianas y 60% pequeñas o medianas”.

Un antecedente que abre dudas

Hay un término que en gran parte del mundo minero que enciende los estados de alerta: “recurso estratégico”. En enero, la Cámara de Diputados de La Rioja declaró al litio y sus derivados como recursos naturales estratégicos. La ley 10.608 habilita, entre otros puntos, a suspender los permisos exploratorios y concesiones ya otorgadas. Son apenas siete artículos. Fue impulsada por el poder ejecutivo provincial al mando de Ricardo Quintela.

Los recursos, dice la Constitución Nacional, pertenecen a las provincias. Es un interrogante para el sector empresario cómo se administrará en adelante la explotación del litio al menos en La Rioja. Un hecho puntual siembra desconfianza: poco después de la sanción de la norma, por decreto, Quintela le bajó la concesión de 21 mil hectáreas a una minera canadiense.

En su discurso de este jueves, Cristina Kirchner ponderó lo que “hizo Chile con el litio”. Se preguntó: “¿Vamos a declararlo recurso estratégico?”. Y sugirió que el Estado debería salir a buscar socios inversionistas internacionales privados. ¿Casi un espejo de Chile? 

Retenciones aplicadas a las exportaciones

Mientras tanto, la pregunta final es qué piensan del litio los principales anotados en la carrera presidencial por la oposición. Javier Milei fue contundente en un tuit: “¡Chau Litio!”, expresó a comienzos de año en claro rechazo a un supuesto eje Chile-Bolivia-Argentina. Se descuenta que la apuesta del libertario, salvo que medien sorpresa, se hace el mercado desregulado.

Horacio Rodríguez Larreta, dicen sus asesores, está obsesionado con el tema. “Sueño  con una Argentina líder en producción de Litio, que sea pionera de la transición energética en la región y que aproveche todo el potencial del sector para generar trabajo, oportunidades para las pymes y recursos fiscales para las provincias que lo trabajen. Para eso vamos a construir las condiciones de inversión que impulsen la producción, y también garantizar la infraestructura necesaria para que se generen empleos de calidad. El potencial está y el mundo reclama nuestros recursos”, explicó a pedido de Clarín.

Y también ofreció su posición Patricia Bulrrich: ““Para nosotros es un sector prioritario. No sólo en litio, sino también en cobre, porque el mundo necesita de ambos para lograr la transición energética. En litio, Argentina hoy produce relativamente poco, pero tiene una gran cantidad de proyectos que, si logramos poner en marcha, transformarían para siempre el NOA. Puro desarrollo regional. Algunos países de la región están optando por caminos de estatización, y Argentina debe apostar a la inversión privada. La clave está en asegurar ingresos justos y transparencia, garantizando que este crecimiento le cambie la vida a la gente del lugar, y ayude a ordenar nuestra economía. Bolivia decidió que todo fuera estatal y que fabricarían autos eléctricos, y ahora con el salar más grande del mundo, casi no tienen producción comercial de litio”.

ARTICULOS RELACIONADOS
FM Artika 99.5Mhz