1.8 C
Ushuaia
viernes, julio 19, 2024
InicioInternacionalEn China bajan los matrimonios y suben los precios de las novias

En China bajan los matrimonios y suben los precios de las novias

La política china del hijo único ha provocado que haya muy pocas mujeres. Los novios pagan ahora más dinero por las esposas, en una tradición que se ha enfrentado a una creciente resistencia.

Las 30 mujeres se sentaron en sillas de madera, unas frente a otras en formación rectangular.

Al frente de la sala estaba el logotipo de la hoz y el martillo del gobernante Partido Comunista, con un cartel que declaraba el propósito de la reunión:

“Simposio de mujeres jóvenes solteras de la edad adecuada“.

Tomando fotos de boda cerca de la Ciudad Prohibida en Pekín el año pasado. Foto Wang Zhao/Agence France-Presse - Getty ImagesTomando fotos de boda cerca de la Ciudad Prohibida en Pekín el año pasado. Foto Wang Zhao/Agence France-Presse – Getty Images

Los funcionarios de Daijiapu, una ciudad del sureste de China, habían reunido a las mujeres para que firmaran un compromiso público de rechazar los elevados “precios de la novia”, en referencia a una costumbre nupcial en la que el hombre da dinero a la familia de su futura esposa como condición para el compromiso.

El gobierno local, que describió el acto a principios de año en un anuncio en su sitio web, dijo que esperaba que la gente abandonara esas costumbres retrógradas y pusiera de su parte para “iniciar una nueva tendencia civilizada.”

En un momento en que China se enfrenta a una disminución de la población, las autoridades están tomando medidas enérgicas contra una antigua tradición de regalos de esponsales para tratar de promover los matrimonios, que han ido en declive.

Conocidos en mandarín como caili, los pagos se han disparado en todo el país en los últimos años – una media de 20.000 dólares en algunas provincias – haciendo que el matrimonio sea cada vez más inasequible.

Los pagos suelen correr a cargo de los padres del novio.

Para frenar esta práctica, los gobiernos locales han puesto en marcha campañas de propaganda, como el evento Daijiapu, en el que se instruye a las mujeres solteras para que no compitan entre sí exigiendo los precios más altos.

"Esto ha roto muchas familias", afirma un profesor de sociología. "Los padres gastan todo su dinero y se arruinan sólo para encontrar una esposa para su hijo". Foto Qilai Shen para The New York Times“Esto ha roto muchas familias”, afirma un profesor de sociología. “Los padres gastan todo su dinero y se arruinan sólo para encontrar una esposa para su hijo”. Foto Qilai Shen para The New York Times

Algunos funcionarios municipales han impuesto topes a los caili o incluso han intervenido directamente en las negociaciones privadas entre familias.

La tradición se ha topado con una creciente resistencia pública a medida que las actitudes han ido cambiando.

Entre los chinos más educados, sobre todo en las ciudades, es probable que muchos la consideren una reliquia patriarcal que trata a la mujer como una propiedad que se vende a otra familia.

En las zonas rurales, donde la costumbre tiende a ser más común, también ha caído en desgracia entre los campesinos pobres que deben ahorrar varios años de ingresos o endeudarse para casarse.

Aun así, la campaña del gobierno ha suscitado críticas por reforzar los estereotipos sexistas de la mujer.

Los medios de comunicación chinos, al describir el problema del aumento de los pagos por matrimonio, han descrito a menudo a las mujeres que buscan grandes sumas como avaras.

Después de que el acto de Daijiapu se hiciera viral en las redes sociales, una oleada de comentaristas cuestionó por qué la carga de resolver el problema recaía en las mujeres.

Algunos instaron a las autoridades a convocar reuniones similares para los hombres, con el fin de enseñarles a ser más iguales en el matrimonio.

En China, “como en la mayoría de las políticas estatales sobre el matrimonio, las mujeres son el objetivo central”, afirmó Gonçalo Santos, profesor de antropología que estudia la China rural en la Universidad de Coimbra, en Portugal.

“Es un llamamiento paternalista a las mujeres para que mantengan el orden y la armonía social, para que cumplan su papel de esposas y madres”.

Al dirigirse a las mujeres, campañas oficiales como la de Daijiapu eluden el hecho de que el problema es, en parte, obra del propio gobierno.

Durante las cuatro décadas de la política del hijo único, los padres solían preferir a los hijos varones, lo que ha dado lugar a una proporción de sexos desequilibrada que ha intensificado la competencia por las esposas.

El desequilibrio es más pronunciado en las zonas rurales, donde ahora hay 19 millones más de hombres que de mujeres.

Muchas mujeres rurales prefieren casarse con hombres de las ciudades para obtener un permiso de registro familiar urbano, o hukou, que da acceso a mejores escuelas, viviendas y atención sanitaria.

Los hombres más pobres de las zonas rurales deben pagar más para casarse porque las familias de las mujeres quieren una mayor garantía de que pueden mantener a sus hijas, una medida que, en cambio, podría sumirlas más en la pobreza.

“Esto ha roto muchas familias”, afirma Yuying Tong, profesora de sociología de la Universidad China de Hong Kong.

“Los padres gastan todo su dinero y se arruinan económicamente sólo para encontrar una esposa para su hijo”.

Los funcionarios han reconocido su limitada capacidad para eliminar una costumbre que muchas familias consideran un marcador de estatus social.

En las zonas rurales, los vecinos pueden cotillear sobre las mujeres que obtienen precios bajos, preguntándose si les pasa algo, según los investigadores que estudian esta costumbre.

La tradición también está vinculada a actitudes arraigadas sobre el papel de las mujeres como cuidadoras en las familias.

En algunas zonas rurales de China, el pago se sigue considerando una compra del trabajo y la fertilidad de la novia a sus padres, dicen los investigadores.

Una vez casada, la mujer debe mudarse con la familia del marido, quedarse embarazada y responsabilizarse de las tareas domésticas, la crianza de los hijos y el cuidado de su familia política.

Sin embargo, el aumento vertiginoso del costo de la vida ha dejado al descubierto lagunas en la red de seguridad social de China, por lo que las familias de rentas bajas con hijas pueden ahorrar para hacer frente a gastos médicos imprevistos u otras emergencias.

Y como los padres viven más tiempo, algunas mujeres exigen precios más altos como compensación por ser las principales cuidadoras de la generación de más edad, dicen los investigadores.

Los sociólogos afirman que una forma más eficaz de frenar esta tradición sería destinar más fondos al cuidado de los niños y a la atención sanitaria de los mayores.

Según Liu Guoying, de 58 años, casamentera en Nanchang, capital de la provincia de Jiangxi, famosa por los precios de las novias, que pueden superar los 50.000 dólares, a medida que los jóvenes chinos retrasan o evitan el matrimonio, las expectativas de sus padres en cuanto a los pagos por la boda están cambiando.

Los padres, deseosos de que el matrimonio comience sin contratiempos, transfieren cada vez más el pago a los recién casados como un regalo.

Algunos padres desean tan desesperadamente que sus hijas se casen que están dispuestos a conformarse con menos dinero con tal de que los futuros yernos traten bien a sus hijas.

“Compadézcanse de los corazones de los padres del mundo”, dijo Liu.

Una nueva generación de mujeres, más educadas que sus padres, también puede estar influyendo en el cambio de actitud en torno a esta cuestión.

Una encuesta realizada en 2020 a unas 2.000 personas en China reveló que las parejas con un alto nivel educativo eran menos propensas a pagar el precio de la novia, pues creían que el amor mutuo era suficiente.

Pero incluso para mujeres como Luki Chan, de 27 años, que fue a la universidad, una oportunidad que su madre nunca tuvo, escapar de la presión de las tradiciones de su ciudad natal puede resultar difícil.

Chan creció en una región montañosa de Fujian, una provincia del sureste de China donde los pagos por matrimonio suelen ser elevados.

Su madre espera recibir al menos 14.000 dólares del novio cuando Chan se case, como pago por el dinero que gastó en sus estudios.

Ahora, Chan está construyendo su propia carrera en Shanghai como productora teatral y está en proceso de registrar los documentos matrimoniales con su novio taiwanés.

Chan teme que, cuando sus padres se enteren, se impongan sus exigencias de un precio por la novia.

Chan rechaza la tradición, que considera equivalente a ser vendida.

“Cuando veo el sistema patriarcal que explota a las mujeres y las costumbres matrimoniales misóginas, me da mucho miedo hablar de matrimonio con mi familia”, afirma.

Las autoridades consideran los pagos suntuarios un problema urgente que podría obstaculizar el desarrollo económico y desencadenar inestabilidad social.

En todo el país, las ciudades intentan popularizar la idea de comprometerse sin intercambiar dinero.

Este mes, las autoridades locales de Nanchang organizaron una boda multitudinaria gratuita para 100 parejas que se casaron simultáneamente en el interior de un enorme estadio deportivo, bajo el lema:

“Queremos felicidad, no el precio de la novia”.

Las parejas vestían trajes de boda tradicionales chinos rojos y dorados, y realizaron la ceremonia en una coreografía sincronizada.

Sus familiares observaron la ceremonia desde las gradas, y los funcionarios del gobierno local ocuparon los mejores asientos.

Sin embargo, como muestra de la persistencia de esta costumbre, en el último año decenas de residentes de toda China se han quejado a las autoridades locales a través de foros de mensajes en Internet por los exorbitantes precios de los matrimonios.

En un mensaje del verano pasado, un residente decía que estaba “rogando” a su gobierno local que regulara los pagos por matrimonio en su aldea rural de Baixiang, en el suroeste de China, donde muchos agricultores viven en la pobreza.

Tres semanas después, los funcionarios del condado respondieron que habían enviado un equipo de investigadores para interrogar a la novia del residente en su casa.

La joven dijo a los investigadores que sus padres habían acordado casarla por unos 40.000 dólares y se habían negado a sus súplicas de rebajar el precio.

Hasta el momento, la familia del novio sólo había pagado la mitad.

Tras “grandes esfuerzos por todas las partes”, según las autoridades, el padre de la novia aceptó un pago de unos 9.000 dólares y devolvió el resto a la familia del novio.

La devolución tuvo lugar en la oficina local del Partido Comunista, con funcionarios del partido como testigos.

Los funcionarios concluyeron su informe con un mensaje para la pareja: “¡Les deseo una vida feliz!”

ARTICULOS RELACIONADOS
FM Artika 99.5Mhz