6.8 C
Ushuaia
jueves, febrero 22, 2024
InicioInternacionalEn China, los jóvenes abandonan los empleos de prestigio por el trabajo...

En China, los jóvenes abandonan los empleos de prestigio por el trabajo manual

Algunas personas que se han alejado de la agotadora cultura empresarial china dicen que vale la pena el sacrificio económico. “Estaba cansado de vivir así”, dice uno.

Según las medidas habituales, Loretta Liu lo había conseguido.

Se graduó en 2018 en una de las mejores universidades de China, alquiló un departamento en la glamorosa ciudad de Shenzhen y fue contratada como diseñadora visual en una serie de empresas de alto nivel, incluso cuando el desempleo juvenil en China estaba alcanzando máximos históricos.

El año pasado lo dejó.

Trabajadores en una oficina de Pekín en 2021. Foto Greg Baker/Agence France-Presse - Getty ImagesTrabajadores en una oficina de Pekín en 2021. Foto Greg Baker/Agence France-Presse – Getty Images

Ahora trabaja como peluquera en una cadena de tiendas de animales, por una quinta parte de su salario anterior.

Pasa horas de pie, vistiendo un uniforme en lugar de sus trajes, antes cuidadosamente elegidos.

Y está encantada.

“Estaba cansada de vivir así. No sentía que obtuviera nada del trabajo”, explica Liu sobre su anterior empleo, en el que, según dice, tenía poca libertad creativa, a menudo hacía horas extras y sentía que su salud mental y física se deterioraba.

“Así que pensé: ya no hace falta”.

Liu forma parte de un fenómeno que atrae cada vez más atención en China:

jóvenes que cambian empleos de cuello blanco de prestigio y alta presión por trabajos manuales.

La magnitud de esta tendencia es difícil de medir, pero en las redes sociales se han difundido publicaciones que documentan a un trabajador del sector tecnológico convertido en cajero de una tienda de comestibles, a un contador que vende salchichas por la calle o a un gestor de contenidos que reparte comida a domicilio.

En Xiaohongshu, una aplicación similar a Instagram, el hashtag “Mi primera experiencia con el trabajo físico” tiene más de 28 millones de visitas.

Sus defensores describen la alegría de tener horarios predecibles y un ambiente menos competitivo.

Reconocen que el cambio exige sacrificios -Liu dice que ahorró unos 15.000 dólares antes de dejarlo y que ha reducido drásticamente sus gastos-, pero afirman que vale la pena escapar del desgaste espiritual de sus anteriores trabajos.

Liu dice que prefiere el agotamiento físico de luchar con perros que no cooperan a la carga mental de estudiar minuciosamente los diseños que no ha elegido.

Muchos dicen también que buscan trabajos físicos ligeros, no intensivos como los de la construcción o las fábricas.

En todo el mundo, la pandemia de coronavirus hizo que la gente se replanteara el valor de su trabajo:

véase la “Gran Renuncia” en Estados Unidos.

Pero en China, las fuerzas que alimentan la desilusión de los jóvenes son especialmente intensas.

Las largas jornadas laborales y los jefes dominantes son habituales.

La economía se ralentiza, lo que ensombrece las perspectivas de ascenso de una generación que sólo ha conocido el crecimiento explosivo.

Y luego están los tres años de restricciones “cero COVID” en China, que obligaron a muchos a soportar prolongados cierres patronales, despidos y la constatación del escaso control que su duro trabajo les daba sobre su futuro.

“Emocionalmente, probablemente todo el mundo no pueda soportarlo más, porque durante la pandemia vimos muchas cosas injustas y extrañas, como estar encerrados”, dijo Liu.

La tendencia a cambiar de trabajo ha reavivado el debate sobre la inutilidad de la carrera de la rata.

Hace dos años, un llamamiento similar a dejar el trabajo y disfrutar de la vida, llamado “tumbarse“, se extendió ampliamente por Internet.

Los críticos acusaron a sus seguidores de malgastar la inversión de sus padres y abandonar la laboriosidad que ayudó a convertir a China en una superpotencia.

Pero otros culpaban de su desencanto a un sistema de valores que había dado prioridad a una vía consumista hacia el éxito.

Desde entonces, la competencia por los empleos de cuello blanco ha sido cada vez más feroz.

Se espera que este año se gradúe un número récord de estudiantes en las universidades, a pesar de que las empresas han reducido la contratación.

La tasa de desempleo entre las personas de 16 a 24 años fue de casi el 20% el verano pasado, según las estadísticas oficiales, siendo más alta entre los licenciados universitarios.

Así que, en lugar de esforzarse aún más por competir, algunos encuentran atractiva la ruta tradicionalmente menos codiciada.

“El propósito de estudiar y acumular conocimientos no es conseguir un trabajo impresionante, sino tener la valentía de aceptar más posibilidades”, reza la descripción de un foro online, que invitó a sus más de 39.000 miembros a preguntar lo agotador que es montar un puesto callejero o a describir su experiencia sirviendo mesas.

Cuando a Eunice Wang, de 25 años, le ofrecieron el año pasado un trabajo de consultora en Pekín tras terminar su máster, aceptó inmediatamente.

Estaba orgullosa de haber destacado entre tanta competencia y quería ver hasta dónde podía llegar.

Pero la cultura empresarial china es notoriamente exigente, y las muertes de empleados en empresas de Internet suscitan dudas sobre el exceso de trabajo y la salud mental.

Según Wang, pronto cayó en un círculo vicioso:

La sobrecarga de trabajo le producía ansiedad, pero estaba demasiado ocupada para relajarse.

Además, llevaba casi un año sin ver a sus padres, debido a las restricciones de viaje de COVID.

El otoño pasado lo dejó.

Ahora trabaja en una cafetería de su ciudad natal, Shenyang, en el noreste de China, y gana una quinta parte de su salario anterior.

Vive con sus padres y gana dinero extra como ilustradora independiente, una afición que había abandonado en Beijing.

Wang, que describe a su familia como de clase media acomodada, reconoce que tiene suerte de poder permitirse esta elección.

Volvería a trabajar de oficinista si algún día sus padres necesitaran ayuda económica, dijo.

Pero hasta entonces, valoraba la oportunidad de desafiar sus nociones de éxito.

“Todo el mundo pensaba que conquistar un proyecto o conseguir un cliente era algo estupendo, y yo quería obligarme a creer lo mismo”, dice de su antiguo trabajo.

Pero descubrió que encontraba suficiente gratificación en hacerse amiga de un cliente o en recibir elogios por un café con leche bien hecho.

“No necesito que otras personas me digan qué me deparará el futuro”.

Es probable que los que han hecho el cambio sigan siendo una ínfima minoría.

Muchos de los que han publicado en foros online hacen preguntas en lugar de lanzarse.

Algunos de los que abandonaron sus puestos con mayores ingresos reconocen que no saben cuánto tiempo permanecerán en sus nuevas ocupaciones; algunos dicen que gastan más de lo que ganan.

Los críticos en Internet han tachado de ingenuos a los que cambian de trabajo, sugiriendo que están jugando a la pobreza o quitando trabajos manuales a personas con menos formación que los necesitan.

Pero también ha habido críticas en sentido contrario:

Recientemente, la radiotelevisión estatal china achacó en parte el problema del desempleo a que los jóvenes chinos con estudios son demasiado reacios a aceptar trabajos manuales, sugiriendo que están malcriados.

Los usuarios de las redes sociales respondieron furiosos, señalando que la sociedad llevaba mucho tiempo valorando la educación por encima de todo y, especialmente desde que comenzó la reforma económica de China, considerando el trabajo manual como algo de lo que había que desprenderse.

El problema no era que los jóvenes pensaran que eran demasiado buenos para ese trabajo, sino que no ofrecía una oportunidad real de una vida mejor, debido a los salarios más bajos y a la persistente discriminación, dijo Nie Riming, investigador del Instituto de Finanzas y Derecho de Shanghai.

Hasta que China no ofrezca trabajos manuales mejor pagados y les conceda más respeto, los jóvenes serán pragmáticos, no exigentes.

“Si la sociedad no es diversa, es imposible esperar que los estudiantes tomen decisiones diversas”, afirmó.

Algunos de los jóvenes chinos que elogian sus nuevos empleos, menos prestigiosos, no habían planeado inicialmente aceptarlos.

Cuando Yolanda Jiang, de 24 años, renunció el verano pasado de su trabajo de diseño arquitectónico en Shenzhen, tras haberle pedido que trabajara 30 días seguidos, esperaba encontrar otro empleo de oficina.

Sólo después de tres meses de búsqueda infructuosa, con sus ahorros menguando, aceptó un trabajo como guardia de seguridad en un complejo residencial universitario.

Al principio le daba vergüenza contárselo a su familia o amigos, pero acabó apreciando el trabajo.

Sus turnos de 12 horas, aunque largos, eran tranquilos.

Salía puntual del trabajo.

El trabajo incluía alojamiento gratuito en una residencia.

Su salario, de unos 870 dólares al mes, era incluso un 20% superior al que percibía antes, un síntoma de cómo el exceso de licenciados universitarios ha empezado a reducir los salarios de ese grupo.

Pero Jiang dijo que su objetivo final sigue siendo volver a una oficina, donde espera encontrar más retos intelectuales.

Había aprovechado la lentitud de su trabajo de seguridad para estudiar inglés, lo que esperaba que le ayudara a conseguir su próximo empleo, quizá en una empresa de comercio exterior.

“En realidad, no estoy tumbada”, dice Jiang.

“Lo estoy tratando como un tiempo para descansar, hacer la transición, aprender, cargar las pilas y pensar en el rumbo de mi vida”.

ARTICULOS RELACIONADOS