9.8 C
Ushuaia
miércoles, abril 24, 2024
InicioSaludEncuentran un vínculo inesperado entre el Covid y la agresividad del dengue

Encuentran un vínculo inesperado entre el Covid y la agresividad del dengue

  • Científicos afirman que los anticuerpos del Covid potenciarían un serotipo del dengue.

Dos de las enfermedades que más problemas de salud pública causaron en el último tiempo en Argentina, el Covid y el dengue, podrían tener una inquietante conexión: esto es, que una de ellas provoque un daño mayor en los infectados que ya han padecido la otra. Puntualmente, científicos del Instituto Traslacional de Ciencia y Tecnología de la Salud de India concluyeron que los anticuerpos del Covid potencian el serotipo DENV-2 del dengue.

Ese serotipo es el que causó más casos durante la última temporada de dengue en Argentina, que fue récord con más de 130 mil casos y 65 muertes. De esa cantidad de muertes, se sabe oficialmente, la mayoría fue por DENV-2. Estudios anteriores habían demostrado que esa variedad del dengue ya sería de por sí más agresiva que otras. Ahora se suma un nuevo postulado: su interacción con el Covid podría incrementar aún más esa característica.

El estudio indio, publicado en el sitio BioRxiv y aún no revisado por pares, evaluó la reactividad cruzada de los anticuerpos del SARS-CoV-2 con el virus DENV-2. Se examinaron muestras de plasma humano convaleciente recolectadas durante diferentes oleadas de Covid y anticuerpos monoclonales y policlonales generados contra el SARS-CoV-2 para determinar su potencial de empeorar la infección por dengue mediante ensayos basados en células.

El estudio encontró que los anticuerpos anti-SARS-CoV-2 adquiridos a partir de una infección natural en humanos o mediante inmunización experimental en animales tenían, según publicaron los investigadores, reactividad cruzada con DENV-2 y el potencial de empeorar la infección por DENV-2.

“Este estudio es el primero en demostrar que los anticuerpos anti-SARS-CoV-2 pueden tener una reacción cruzada con el DENV-2. Estos hallazgos tienen implicaciones para las estrategias de desarrollo y despliegue de la vacuna contra el SARS-CoV-2 en regiones donde el dengue es endémico”, advirtieron los científicos. Endémico como en India: de ahí el interés de ese país en estudiar esta conexión.

Tres escenarios de infección del dengue

Discusión sobre la evidencia

Sin embargo, el estudio presentaría algunas debilidades que fueron puestas en evidencia por el virólogo argentino Jorge Quarleri, investigador principal del Conicet, al que Clarín consultó para tratar de comprender y poner en valor la postulación sobre el riesgo cruzado entre ambas infecciones.

Quarleri explicó: “El virus dengue se presenta con cuatro serotipos diferentes. Esa diferencia reside en diferencias antigénicas entre ellos. Los anticuerpos que se generan tras una infección son “serotipo-específicos”, es decir que tras infectarse con el serotipo 3, la respuesta inmune generará anticuerpos ‘anti-serotipo 3’ capaces de reacción y neutralizar la infección por virus de ese serotipo (‘unión homotípica’)”.

El experto continuó: “¿Esos anticuerpos son protectores para los otros serotipos de virus dengue? Para simplificarlo, podemos decir que esa respuesta no es protectora para los otros (hay matices pero sería extensa su explicación). Lo importante es que acarrean un ‘riesgo’ al poder unirse a los virus dengue de los otros serotipos (una ‘unión heterotípica’) pero sin capacidad de impedir la infección (no son neutralizantes), y además son capaces de facilitar la infección de otras células tras formar complejos inmunes (anticuerpos unidos a partículas virales). En el trabajo indio, los autores postulan que los anticuerpos anti-Spike del virus SARS-2 podrían ‘facilitar’ la infección por el serotipo 2 de virus dengue”.

Es de decir que, de alguna manera, en la evidencia de que es más peligroso tener dengue por segunda vez con un serotipo diferente operaría la misma lógica de potenciación entre esos anticuerpos adquiridos y la nueva infección que en lo que ahora están postulando los investigadores indios respecto de los anticuerpos del Covid. En definitiva -y en sentido figurado-, el SARS-CoV-2 actuaría como un ‘serotipo extra’ del dengue dentro de ese escenario.

Un grupo de pupas del mosquito de la variedad Aedes aegytpi, transmisora del dengue. Foto: EFEUn grupo de pupas del mosquito de la variedad Aedes aegytpi, transmisora del dengue. Foto: EFE

Tras pasar en limpio la investigación india, Quarleri subrayó lo que él considera serían algunas de las debilidades del estudio, asociadas principalmente al método utilizado para arribar a las conclusiones enunciadas.

Entre ellas marcó, por un lado, que “las células que usan para el ensayo son líneas celulares (es decir son células inmortalizadas). No replican con células primarias”. También señaló: “Los sueros de los pacientes con anticuerpos anti-SARS no fueron testeados para saber si tienen Ac anti-dengue previos. Y convengamos que en India la infección por dengue tiene un nivel alto de prevalencia”.

Más allá de la observación científica que devuelve el microscopio para tratar de explicar cómo operan estos virus y sus consecuencias en el organismo a partir de una posible interacción, es clave tener presente que cada una de estas enfermedades tiene su vacuna para que las infecciones, en caso de ocurrir, progresen de forma menos agresiva. La del Covid, disponible desde fines de 2020, perfeccionada con nuevas actualizaciones. La del dengue, ya aprobada por la ANMAT, en pocos días estará disponible en Argentina.

La letalidad del dengue (contando sólo los casos sintomáticos y registrados) fue este año del 0,05 por ciento. La del Covid, en cambio (con 92.334 casos y 443 muertes) ha sido en 2023 del 0,48 por ciento. Esto significa que, en la balanza, hay casi diez veces más chances de que ocurra un deceso por el virus surgido en Wuhan que por el que transmite el mosquito Aedes aegypti.

ARTICULOS RELACIONADOS