7.8 C
Ushuaia
martes, abril 16, 2024
InicioPolicialesIdentifican al joven que le dio una brutal patada en la cabeza...

Identifican al joven que le dio una brutal patada en la cabeza a un adolescente de 16 años a la salida de un boliche

  • Ocurrió durante una pelea en Zárate.

Lautaro Esquivel (16) quedó tendido boca abajo inconsciente sobre la peatonal Justo Lima de Zárate de la ciudad de Zárate. Fue después de recibir una brutal patada en la cabeza por parte de otro joven, de 22 años, con quien protagonizó una pelea a la salida de un boliche. El agresor fue identificado y es intensamente buscado.

Parte del violento episodio ocurrido en la madrugada del sábado fue filmado por otras personas que fueron testigos de la pelea. Ambos jóvenes intercambiaron varios golpes de puño hasta que el mayor, con el torso desnudo y vistiendo jeans, hizo caer al piso al adolescente.

Esquivel quedó tendido boca abajo sobre el cemento, y, antes de que pudiera reaccionar y levantarse, recibió varias patadas en la cabeza. Fue trasladado al hospital local, donde se constató que presentaba hematomas en la frente, pómulo y mejilla y oído izquierdo, pero estaba fuera de peligro.

Tras la búsqueda de testigos y el análisis de las cámaras de la zona, la policía bonaerense logró identificar al agresor como Lucas Nehuén Orsini (22), quien aún no pudo ser detenido y era intensamente buscado.

Está vivo de milagro. Le duele mucho la cabeza y se marea, todo a raíz del golpe. No puedo ver el video de la agresión porque se descompensa”, relató Sergio, el papá de Esquivel.

Explicó que su hijo “había salido de una fiesta” e iba caminando por Justa Lima mientras “gente mayor de edad que caminaba cerca de él venía haciendo desmanes por la calle”.

Buscaban a quién lastimar. Encontraron a mi hijo y le quisieron robar la gorra. Luego lo rodearon, le propinaron varios golpes y uno le pegó una piña que lo desvaneció. No contento con esto, le terminó propinando una patada a la cabeza”, detalló, en diálogo con TN.

Por último, Sergio comparó el ataque sufrido por su hijo con el crimen de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell por el que fueron condenados ocho rugbiers oriundos de Zárate: “A diferencia de Báez Sosa, mi hijo la pudo contar. Me lo lastimaron mal. Pero yo, gracias a Dios, tengo a mi hijo vivo hoy. Esta gente no sale a divertirse, sale a matar”.

ARTICULOS RELACIONADOS