12.8 C
Ushuaia
martes, abril 16, 2024
InicioInternacionalIndia supera a China en población ¿Podrá su economía hacer lo mismo?

India supera a China en población ¿Podrá su economía hacer lo mismo?

Analizamos la inminente conversión de la India en el país más poblado del mundo y también le ofrecemos lo último sobre el acuerdo de Fox News.

NUEVA DELHI – Los dirigentes de la India rara vez pierden la oportunidad de celebrar las numerosas distinciones de la nación, desde su condición de mayor democracia del mundo hasta su nuevo rango como quinta economía mundial, tras haber superado recientemente a Gran Bretaña, su antiguo señor colonial.

Incluso su nombramiento este año como anfitrión de la cumbre del Grupo de los 20 se celebra como el anuncio de la llegada de India a la escena mundial.

India superará a China como país más poblado del mundo a finales de junio, según estimaciones de la ONU. (Foto de Satish BABU / AFP)India superará a China como país más poblado del mundo a finales de junio, según estimaciones de la ONU. (Foto de Satish BABU / AFP)

Ahora se acerca otro hito, aunque sin fanfarrias por parte de las autoridades indias.

El país pronto superará a China en población, desbancándola de su puesto por primera vez en al menos tres siglos, según datos publicados el miércoles por las Naciones Unidas.

Con el tamaño -una población que supera ya los 1.400 millones de habitantes- llega el poder geopolítico, económico y cultural que India lleva tiempo buscando.

Y con el crecimiento viene la perspectiva de un “dividendo demográfico”.

La población activa de la India es joven y está en expansión, mientras que la de la mayoría de los demás países industrializados, incluida China, envejece y en algunos casos disminuye.

Pero el inmenso tamaño de la India y su crecimiento duradero también ponen de manifiesto sus enormes desafíos, renovando en este último momento una pregunta perenne, aunque todavía incómoda:

¿Cuándo cumplirá su inmensa promesa y se convertirá en una potencia del orden de China o Estados Unidos?

Futuro

“Los jóvenes tienen un gran potencial para contribuir a la economía”, afirma Poonam Muttreja, directora ejecutiva de la Fundación de Población de la India.

“Pero para que lo hagan es necesario que el país invierta no sólo en educación, sino también en sanidad, nutrición y capacitación para la empleabilidad”.

También es necesario que haya empleo.

Se trata de una carencia de larga data para una economía sobrecargada y a veces atascada que debe producir de algún modo 90 millones de nuevos puestos de trabajo antes de 2030, al margen de la agricultura, para mantener estables las tasas de empleo.

Incluso en los años inmediatamente anteriores a la pandemia, India estaba muy por debajo de ese ritmo.

Una pareja con un bebé en un parque de Pekín, el 12 de junio de 2022.  (Gilles Sabrié/The New York Times)Una pareja con un bebé en un parque de Pekín, el 12 de junio de 2022. (Gilles Sabrié/The New York Times)

En China, la disminución y el envejecimiento de la población harán más difícil mantener el crecimiento económico y alcanzar sus ambiciones geopolíticas de superar a Estados Unidos.

Pero en décadas anteriores, cuando aún crecía, encontró su camino hacia un crecimiento transformador a través de la industria manufacturera impulsada por las exportaciones, como hicieron antes los países más pequeños de Asia Oriental.

India aún no ha sido capaz de reproducir esa fórmula ni de idear una propia que pueda lograr algo más que ganancias incrementales.

Trabajadores en la fábrica de ropa Guangzhou Basin, en Guangzhou, (Gilles Sabrié/The New York Times)Trabajadores en la fábrica de ropa Guangzhou Basin, en Guangzhou, (Gilles Sabrié/The New York Times)

Las infraestructuras de India, aunque han mejorado enormemente con respecto a hace unas décadas, siguen estando muy por detrás de las de China, lo que dificulta la inversión extranjera, que se ha estancado en los últimos años.

Otro problema importante es que sólo 1 de cada 5 mujeres indias forma parte de la población activa formal, una de las tasas más bajas del mundo y que, de hecho, ha disminuido a medida que India se ha hecho más próspera.

Además de truncar las aspiraciones de los cientos de millones de mujeres jóvenes del país, mantenerlas fuera de los empleos formales supone un terrible freno para la economía.

“En términos de educación, empleo, acceso digital y otros parámetros, las niñas y las mujeres no tienen el mismo acceso a herramientas y medios que los niños y los hombres”, afirma Muttreja.

“Esto tiene que cambiar para que India aproveche realmente el dividendo demográfico”.

La economía de la India ha crecido mucho más deprisa que su población durante una generación, y la proporción de indios que viven en la pobreza extrema ha caído en picado.

Sin embargo, la mayoría de los indios siguen siendo pobres en comparación con el resto del mundo.

Para entrar en el 10% de mayores ingresos, un indio sólo necesita ganar unos 300 dólares al mes.

Las hambrunas son cosa del pasado, pero más de un tercio de los niños están desnutridos.

El Jardín Real, una urbanización sin terminar en Shanghái, el 30 de octubre de 2022. - (Qilai Shen/The New York Times)El Jardín Real, una urbanización sin terminar en Shanghái, el 30 de octubre de 2022. – (Qilai Shen/The New York Times)

Las carencias económicas del país, que han generado una feroz competencia incluso por los puestos de trabajo más bajos y avivado la impaciencia entre una clase media india con aspiraciones, conllevan el riesgo de inestabilidad a medida que los sueños y las realidades divergen.

La tasa de desarrollo en el enorme país sigue siendo muy desigual:

algunos estados indios son similares a naciones de renta media y otros luchan por proporcionar lo básico.

La distribución de los recursos se está convirtiendo en una cuestión política cada vez más tensa, que pone a prueba el sistema federal indio.

Cuando Gayathri Rajmurali, una política local del estado meridional de Tamil Nadu, se encontró este año por primera vez en el norte de la India, la disparidad la conmocionó.

“El norte lleva un retraso de 10 a 15 años con respecto a nuestros lugares”, afirmó, señalando indicadores como las infraestructuras básicas y la renta media.

Y luego está el ambiente combustible creado por el nacionalismo hinduista del partido gobernante del primer ministro Narendra Modi, cuya base de apoyo ha acelerado una campaña centenaria para remodelar la tradición democrática pluralista de la India y relegar a los musulmanes y otras minorías a la ciudadanía de segunda clase.

Las cifras demográficas forman parte del juego de la provocación política, y los líderes de la derecha suelen presentar falsamente la tasa de fertilidad de la población musulmana india de 200 millones de personas como en fuerte aumento -en realidad está disminuyendo- mientras piden a las familias hindúes que tengan más hijos.

Modi y sus lugartenientes dicen que la India va en una sola dirección:

Hacia arriba.

Señalan los innegables avances de un país que ha cuadruplicado el tamaño de su economía en una generación.

Entre las principales economías, se prevé que la de la India sea la de más rápido crecimiento este año, y el Banco Mundial espera que crezca un 6,3% en el nuevo ejercicio fiscal, tras una fuerte desaceleración al principio de la pandemia.

Un rápido aumento de la inversión pública está mejorando las retrasadas infraestructuras del país.

Cuenta con múltiples y deslumbrantes empresas tecnológicas emergentes y una clase media experta en tecnología, y su sistema único de bienes públicos digitales está ayudando a los marginados.

Su cultura, desde películas populares hasta una rica tradición musical, no hará sino crecer en influencia a medida que amplíe su alcance a nuevas audiencias.

Varias personas caminan por un mercado de Chennai el 19 de abril de 2023. (Foto de Satish BABU / AFP)Varias personas caminan por un mercado de Chennai el 19 de abril de 2023. (Foto de Satish BABU / AFP)

Y ahora tiene un perfil demográfico envidiable, con un mayor número de personas en su edad económicamente más productiva. Mientras que la prolongada “política del hijo único” de China ha provocado un fuerte descenso de la población que podría afectar gravemente a su economía, medidas extremas similares en la India, como la esterilización forzosa, fueron efímeras.

En su lugar, India abordó sus temores de superpoblación y redujo la tasa de crecimiento por vías más orgánicas y graduales, incluyendo serios esfuerzos para promover la anticoncepción y las familias más pequeñas.

A medida que se ha extendido la educación de masas, especialmente entre las niñas y las mujeres, la tasa de fertilidad ha descendido hasta situarse justo por encima del nivel necesario para mantener el tamaño actual de la población.

Y la India está tratando de aprovechar las dificultades económicas y diplomáticas de China para convertirse en una alternativa de fabricación de gama alta -ahora produce una pequeña parte de los iPhones de Apple- y en un socio y contrapeso geopolítico codiciado.

“Ha llegado la hora de la India”, declaró recientemente Modi.

Paralelismos Mientras India supera a China en población -las nuevas cifras de la ONU muestran que India ha superado a China continental y superará a China continental y Hong Kong juntas el año que viene-, los dos países están distanciados, en parte por una serie de enfrentamientos en su frontera común del Himalaya.

Pero no hace mucho, Modi veía a China como una nación muy parecida a la suya, que luchaba por recuperar la gloria perdida y un lugar más justo en el nuevo orden mundial, con lecciones que ofrecer sobre la búsqueda de la prosperidad.

Como dirigente estatal y nacional, se ha reunido con Xi Jinping, el líder chino, al menos 18 veces; han compartido cocos frescos, así como un asiento en un columpio y muchos paseos por el paseo marítimo y los jardines.

Más allá de la inclinación de Modi por el poder del hombre fuerte típico del régimen unipartidista chino, los analistas afirman que el líder indio buscaba en Beijing algo más fundamental:

soluciones a los problemas que plantea una enorme población.

Una mujer con un niño en un parque de Pekín, el 12 de junio de 2022.  (Gilles Sabrié/The New York Times)Una mujer con un niño en un parque de Pekín, el 12 de junio de 2022. (Gilles Sabrié/The New York Times)

Las dos naciones comparten varios paralelismos históricos.

La última vez que intercambiaron lugares en cuanto a población, en el siglo XVIII o antes, los mogoles gobernaban la India y la dinastía Qing ampliaba las fronteras de China;

entre ambos eran quizá los imperios más ricos que habían existido jamás.

Pero a medida que las potencias europeas fueron colonizando la mayor parte del planeta y luego se industrializaron en sus países, los pueblos de India y China se convirtieron en los más pobres del mundo.

En 1990, ambos países se encontraban prácticamente en la misma situación, con una producción económica per cápita prácticamente igual.

Desde entonces, China ha sacudido el mundo creando más riqueza que ningún otro país en la historia.

Aunque India también se ha recuperado en las tres décadas transcurridas desde que liberalizó su economía, sigue estando muy por detrás en muchos de los baremos más básicos.

En la actualidad, la economía china es aproximadamente cinco veces mayor que la india.

El ciudadano medio de China tiene un rendimiento económico de casi 13.000 dólares al año, mientras que el del indio medio es de menos de 2.500 dólares.

En cuanto a los indicadores de desarrollo humano, el contraste es aún mayor:

las tasas de mortalidad infantil son mucho más elevadas en India, la esperanza de vida es menor y el acceso a servicios de saneamiento está menos extendido.

Según los analistas, la divergencia se debe en gran medida a la consolidación central del poder político de China, a la temprana apertura de su economía a las fuerzas del mercado a partir de finales de la década de 1970 y a su decidida apuesta por un crecimiento impulsado por las exportaciones.

China ha sido la primera en tomar la iniciativa y luego ha consolidado su dominio a medida que perseguía sus planes sin descanso.

India empezó a abrir su economía cuasi socialista casi una década más tarde.

Su enfoque siguió siendo poco sistemático, limitado por la complicada política de coaliciones y los intereses contrapuestos de industriales, sindicatos, agricultores y facciones de todo el espectro social.

“China es un modelo natural, no por su política, sino por su eficacia”, afirma Jabin Jacob, profesor de relaciones internacionales y estudios de gobernanza en la Universidad Shiv Nadar, cerca de Nueva Delhi.

El mundo tiene ahora una estructura de poder radicalmente distinta de la que tenía en 1990.

China ya se ha convertido en la fábrica del mundo, cerrando prácticamente el paso a India hacia el dominio competitivo en la fabricación orientada a la exportación.

Campaña

La campaña “Make in India”, inaugurada por Modi en 2014, no ha dejado de tambalearse desde entonces.

Los costos salariales son más bajos en India que en China, pero gran parte de la mano de obra tiene escasa formación, y el país ha tenido dificultades para atraer inversión privada debido a su restrictiva legislación laboral y a otros impedimentos a la actividad empresarial, como el persistente proteccionismo.

Según los economistas, para llegar a ser tan rica como China, la India debe transformar radicalmente su modelo de desarrollo -haciendo lo que sea necesario para convertirse en un centro de fabricación ligera globalizada- o trazar un camino que ningún otro país haya intentado antes.

Donde India ha encontrado el éxito es en la gama de servicios de mayor valor. Empresas como Tata Consultancy Services se han convertido en líderes mundiales, mientras que muchas multinacionales, como Goldman Sachs, tienen más empleados en India que en ningún otro lugar del mundo.

Sin embargo, el crecimiento del sector servicios sólo puede llegar hasta cierto punto para cosechar la promesa india de un dividendo demográfico, o mitigar el peligro de una crisis de desempleo.

Cientos de millones de personas no encuentran trabajo o están subempleadas en trabajos mal pagados.

En el estado de Andhra Pradesh, por ejemplo, se calcula que el 35% de los licenciados universitarios están desempleados, incapaces de encontrar un trabajo acorde con sus credenciales.

En ninguna parte es más clara la competencia por los puestos de trabajo que en los centros de preparación que forman a los jóvenes indios para los exámenes de acceso al empleo en organismos gubernamentales.

Estos empleos siguen siendo codiciados, ya que el trabajo en el sector privado sigue siendo limitado y menos estable.

Dhananjay Kumar, que dirige un centro de preparación en Bihar, el estado más pobre de la India y el más joven, con una media de edad de 22 años, calcula que 650.000 estudiantes optarán este año a sólo 600 ó 700 puestos en la función pública nacional.

La función pública es una parte ínfima de la población activa, pero prestigiosa, en parte porque ofrece seguridad laboral de por vida.

La mayoría de los aspirantes invierten años y una buena parte de los ahorros de su familia, y aun así no pasan el corte.

Los propios padres de Kumar trabajaban en una pequeña granja y nunca aprendieron a leer ni escribir.

Tras destacar en la escuela, se preparó para los exámenes de la función pública, pero acabó consiguiendo trabajo en el extranjero, en el Lloyds Bank de Gran Bretaña, tras aprender por el camino codificación informática.

Ve la ironía en su actual empeño empresarial, formar a otros para una línea de trabajo que a él no le salió bien.

“Aquí no hay empresas”, dice Kumar. Para cualquier joven, “llega la pregunta:

‘¿Y ahora qué? ¿Qué puedo hacer?”.

Modelos

Las lecciones que Modi está aprendiendo de China son más evidentes en su impulso al desarrollo de infraestructuras, con fuertes inversiones en autopistas, ferrocarriles y aeropuertos para mejorar las cadenas de suministro y la conectividad.

India ha quintuplicado su gasto anual en carreteras y ferrocarriles durante los nueve años de Modi en el poder.

En algunas semanas, ha podido presidir el corte de cinta de un nuevo aeropuerto, una nueva autopista y un nuevo servicio ferroviario.

Pero, según analistas y críticos, lo que también le atrajo de Beijing fue su aspiración a algo parecido al poder autoritario.

El firme control de Modi sobre los pilares democráticos del país a expensas de la oposición -destacado por la reciente expulsión del Parlamento de su adversario más famoso, Rahul Gandhi- ha acercado al país a un Estado de partido único.

A medida que Modi ha ido acorralando a sus oponentes, acobardando a la prensa y abrumando a los elementos independientes de la sociedad civil, su gobierno ha arremetido contra las expresiones de preocupación procedentes del extranjero, tachándolas de pruebas de un complot colonial para socavar la India o de falta de comprensión del enfoque “civilizatorio” de la India, elementos ambos que los diplomáticos llevaban tiempo escuchando en la propia actitud defensiva de China.

Al mismo tiempo, la creciente militancia de sus partidarios nacionalistas hindúes, a medida que los brazos del Estado se retiran y dejan vía libre a los agresores, exacerba las divisiones religiosas de la India y los enfrentamientos que amenazan con perturbar el ascenso del país.

El perpetuo potencial de conflagración se puso de manifiesto en las últimas semanas en episodios de violencia en media docena de estados, especialmente en Bengala Occidental, en el este del país, al coincidir las celebraciones del cumpleaños del señor hindú Ram con el Ramadán.

Incluso cuando el estado albergaba actos para celebrar la presidencia india del G-20, la violencia se desató allí durante días por los enfrentamientos entre grupos hindúes y musulmanes, en los que la policía cerró Internet y llevó a cabo marchas para sofocar los enfrentamientos.

En Bihar, un tercio de los detenidos en relación con la violencia eran adolescentes.

Shyam Saran, ex secretario de Asuntos Exteriores indio, afirmó que India acabaría resistiéndose a una mayor centralización del poder y seguiría siendo democrática.

Según él, sólo así se mantendrá intacta la diversidad de lenguas, religiones y castas de la nación.

“La propia pluralidad del país es como una válvula de seguridad”, afirmó.

A medida que la democracia india se ha ido erosionando, las potencias occidentales han permanecido en silencio, dando prioridad a los acuerdos comerciales y cortejando a India como aliado en materia de seguridad.

Pero en el fondo, dicen los diplomáticos, existe un malestar creciente. Muchos países distinguen cada vez más entre comprometerse con India en asuntos como el comercio y abrazar a India como socio con valores compartidos.

Esto podría suponer un problema para una India cuyo atractivo como alternativa a China es, en parte, un reflejo de su posición como la mayor democracia del mundo, una distinción que Modi elogia con regularidad incluso cuando se aferra con más fuerza al poder.

Es incierto hasta qué punto este momento, geopolítica y demográficamente, se convertirá en un pivote duradero hacia la India, trayendo consigo mayores oportunidades económicas para su vasta mano de obra.

Incluso mientras India intenta alinear su creciente capacidad tecnológica y económica para sacar provecho de las tensiones occidentales con China, está decidida a mantener su neutralidad y a mantener el equilibrio entre Estados Unidos y Rusia.

También está la cuestión de si el alejamiento de Occidente de China, eje de la economía mundial, es una recalibración temporal o algo más fundamental.

ARTICULOS RELACIONADOS