1.8 C
Ushuaia
jueves, julio 18, 2024
InicioTecnologíaInsólito accesorio: ¿el invento para besar a distancia anuncia una era sin...

Insólito accesorio: ¿el invento para besar a distancia anuncia una era sin contacto?

Los “besos por celular” ya son más que una canción. El accesorio que se conecta al teléfono consiste en unos labios de silicona con sensores de movimiento y cambios de temperatura.

Las innovaciones en el mundo del sextech crecen a pasos tan agigantados como el resto de los accesorios en el ámbito tecnológico. Si eventos como la Feria Internacional de Electrónica de Consumo de Las Vegas (CES por sus siglas en inglés) ya premiaron al juguete sexual Ose 2 en la categoría de Robótica por su innovación, el sudeste asiático también ha estado haciendo lo suyo en la última década.

El invento más reciente no es exactamente un sextoy, pero la melodía de Divididos que tarareaba “besos por celular” ya es una realidad.

El dispositivo, comercializado por la empresa china Siweifushe desde enero de este año, consiste en unos labios de silicona con sensores de movimiento y cambios de temperatura que se conecta a cualquier teléfono celular para “besar” a distancia. Para utilizarlo se debe descargar una aplicación y su precio es de unos 38 dólares.

El invento, creado y patentado en el país asiático, promete un acercamiento para las parejas a distancia y, según la agencia EFE, “los usuarios pueden grabar el sonido del beso para que lo reproduzca la otra parte”. China fue uno de los países con las medidas de aislamiento y cuarentena más severas a nivel mundial.

Desde su lanzamiento hace poco más de dos meses, el producto ha despertado la atención de muchos. ¿Estamos ante una era que prescinde del contacto sexual con otra persona y lo reemplaza por dispositivos?

¿Los humanos hacemos a la máquina?

Un hombre prueba el accesorio en su dispositivo móvil. (Foto: AGENCIA EFE)Un hombre prueba el accesorio en su dispositivo móvil. (Foto: AGENCIA EFE)

“Los cambios son una constante en nuestra vida individual y colectiva. Toda nueva tecnología o hecho social va a generar un cuestionamiento y condicionamiento de nuestro paradigma sexo-afectivo actual”, afirma a Clarín el psicólogo y sexólogo Federico Rinaldi (M.N. 46757), director de Psisyp Sexualidad y Parejas.

En opinión del especialista, el surgimiento de estos accesorios no es “necesariamente alarmante”. Así como en el siglo XX, a pesar de las restricciones y legislaciones más conservadoras, los vibradores, los dispositivos eróticos y los métodos anticonceptivos se abrieron paso en las habitaciones de la gente y redefinieron las dinámicas sexuales y reproductivas, en este caso también serán los consumidores quienes den el veredicto final.

Ahora mismo el invento se vende como un aparato para sortear las relaciones a larga distancia, aunque la agencia EFE consignó que la mayor objeción de los clientes fue la falta de una lengua.

Las otras máquinas para besar a distancia

Al accesorio le anteceden otros dispositivos, pero su éxito en China podría abrir un nuevo mercado en el mundo del "sextech".  (Foto: ilustración Shutterstock)Al accesorio le anteceden otros dispositivos, pero su éxito en China podría abrir un nuevo mercado en el mundo del “sextech”. (Foto: ilustración Shutterstock)

El accesorio de la empresa Siweifushe no es el primer “besador artificial”, pero sí el primero en replicar la forma de unos labios. Un laboratorio de la Universidad de Electro-Comunicaciones de Tokio, Japón, elaboró una máquina en 2011. Cinco años después, el Instituto Imagineering, en Malasia, lanzó el “Kissinger” —para nada relacionado con ex secretario de Estado de EE.UU. — por la unión de las palabras “kiss”(beso) y “messenger”(mensajero).

En todo caso, más allá de los esfuerzos para fabricar objetos hiperrealistas, Rinaldi precisó que el cerebro sigue siendo el “órgano sexual fundamental”. La imaginación como principal motor del erotismo es insustituible. “A través de él [cerebro] se decodifica todo mensaje. Lo percibido toma su tinte de realidad a través de dicho procesamiento, en el cual se ponen en juego factores individuales, históricos, colectivos y actuales”, aseguró el especialista.

Quizá éste u otro accesorio gane tanta popularidad como los vibradores “conejito”, para Rinaldi “toda tecnología sexual puede adecuarse a la diversidad de placeres. Somos seres que contamos con una increíble capacidad para flexibilizar nuestro erotismo o también para rigidizarlo”.

Pero el sexólogo no se apresura a pensar que el beso físico pueda ser sustituido por ninguna máquina. “Creo, o tal vez anhelo [creer], que no hay nada en el erotismo más irremplazable que el beso en el contexto físico”.

ARTICULOS RELACIONADOS
FM Artika 99.5Mhz