1.8 C
Ushuaia
sábado, abril 20, 2024
InicioSociedadLa mamá que murió esperando justicia por el misterioso crimen de su...

La mamá que murió esperando justicia por el misterioso crimen de su hija

  • A Marcela Verónica Rota (43) la mataron dentro de su auto el 10 de junio de 2021 en Ciudadela.

¿Cómo es vivir 800 días con miedo? ¿Qué se siente mirar para todos lados antes de salir?

Hace dos años y casi cinco meses, a Marcela Verónica Rota (43) la asesinaron de un disparo arriba de su Volkswagen Bora gris. Fue el 10 de junio de 2021, a 17 cuadras de la casa de sus padres, en el límite de Ciudadela y Ramos Mejía. Había dejado a su hija, de entonces 8 años, para hacer algunos mandados.

Las compras quedaron arriba del auto: el verdulero que la atendió reconoció haberla visto tan “nerviosa” y “mirando para todos lados” que hasta pensó que le “iba a robar”, dijo.

No encontraron huellas en el Bora, ni vidrios rotos ni rastros de un robo. No se llevaron la cartera ni el celular. Tampoco escucharon gritos ni pedidos de auxilio.

Por distintas pruebas recolectadas en el expediente, establecieron que alguien se subió al auto de Marcela y le disparó desde adentro. Después bajó y escapó tranquilamente, sin dejar rastros.

La mujer manejó algunos metros herida, hasta que se desvaneció unas dos cuadras después. Los vecinos vieron cómo perdía el control del coche y lograron asistirla, pero ya no había nada que hacer.

A la víctima la asesinaron dentro de su VW Bora.A la víctima la asesinaron dentro de su VW Bora.

Por el crimen no hay ningún detenido, ni siquiera imputados o autores identificados. Lo que pasó con Marcela es, todavía, un misterio. Al menos para la Justicia.

Para ellos, la principal hipótesis es que la mujer, que era trabajadora bancaria, fue víctima de un femicidio por encargo. Vivía amenazada por el padre de su hija, que tenía una restricción que le impedía acercarse a ellas.

Tanto miedo le tenía Marcela que, días antes de morir, había descargado el contenido de un pendrive en la computadora de su madre con videos que probaban los ataques de los que era víctima.

Esa evidencia la presentó María Ana D’Ignoti, mamá de la víctima, a la Justicia, después del crimen. Recién con esa información, Ignacio Correa, de la Fiscalía N° 5 de San Martín, a cargo de la investigación del homicidio, pidió la detención de Santiago Nicolini (48), un cirujano plástico que recuperó la libertad y sigue atendiendo en un consultorio en Recoleta.

Marcela Verónica Rota (43), asesinada en Ciudadela.Marcela Verónica Rota (43), asesinada en Ciudadela.

Como ese delito había sido cometido en Morón (donde convivían), ambas causas se separaron y Nicolini acordó un juicio abreviado por los hechos de violencia que había cometido contra su ex pareja. Luego de cumplir la pena acordada, fue excarcelado y, de momento, no tiene ningún impedimento judicial.

El abogado Luis Alberto Dauteris representa a la familia de Marcela y explicó a Clarín: “La competencia en la causa de amenazas y lesiones correspondía a Morón y por eso se realizó la separación de ambas. Cuando agotó el tiempo de prisión acordado, fue liberado”.

Además, confió que hay al menos “dos líneas de investigación” abiertas y que una de ellas apunta a entrecruzamientos de llamadas al momento del hecho.

Nicolini nunca pudo ser considerado sospechoso del femicidio porque tenía una coartada: estaba con su actual pareja en un barrio cerrado y no registró ninguna salida en el horario en el que se cometió el crimen.

“Han habido pruebas de violencia de género, un montón de audios, de videos, amenazas, más allá de lo que uno pudo haber sospechado o sabido de lo que estaba sucediendo. Había mucho más de lo que uno esperaba”, dijo la mamá de Marcela, en una entrevista realizada en el programa Cámara del Crimen, por TN.

María Ana D'Ignoti, mamá de Verónica Rota, la mujer asesinada en Ciudadela.María Ana D’Ignoti, mamá de Verónica Rota, la mujer asesinada en Ciudadela.

Es que Marcela apenas pudo contar la violencia que sufrió mientras estuvo en pareja. Según declararon, “cada vez estaba más aislada”, y “la nena empezó a contarles episodios de violencia desde que tenía 5 años”.

Muchas amigas de la mujer conocían el trasfondo de violencia que había padecido pero, después del crimen que sigue impune, tuvieron miedo de declarar formalmente en el expediente.

La mamá que murió esperando justicia

Después del asesinato, D’Ignoti había quedado al cuidado de su nieta, la hija de Marcela y Nicolini, pero murió de un infarto: se descompensó justo frente a la nena, a los 72 años.

Detrás del fallecimiento, está el dolor. María Ana falleció nueve meses después de perder a su hija. “La gestó nueve meses en el vientre y no soportó nueve meses sin ella”, lamentan sus allegados.

Respecto de la información que Marcela había dejado en su casa, detalló que le “avisó” que dejaría algo en su computadora el 28 de mayo de 2021, 13 días antes de ser asesinada.

María Ana D'Ignoti, mamá de Verónica Rota, la mujer asesinada en Ciudadela.María Ana D’Ignoti, mamá de Verónica Rota, la mujer asesinada en Ciudadela.

“Ni siquiera nosotros sabíamos qué era. Cuando vino la Policía a mi casa, se los comenté, de cómo poder sacar todo eso, porque estaban ahí pero no sabíamos sacarlas. Cuando lo vi, sentí tanta tristeza y amargura que no lo podía creer. Ella me había contado que había sido golpeada y amenazada pero no en esta magnitud”, dijo en aquella entrevista.

María Ana los miraba -casi- todos los días. Buscaba, sin suerte, una explicación detrás de las llamadas y las amenazas. No dejó de revisarlos, de sumergirse en esas carpetas una y otra vez, intentando encontrar alguna pista que la ayudara a llagar a la verdad.

No lo logró.

Desde el área encargada de comunicación de la Fiscalía General del Departamento Judicial de San Martín, se limitaron a indicar que “la causa sigue en trámite” y que “no hay autor identificado”.

El crimen, todavía, sigue impune.

EMJ

ARTICULOS RELACIONADOS