8 C
Ushuaia
lunes, abril 19, 2021
Inicio Provinciales Löffler asumió como Juez del STJ: "La sociedad clama por una Justicia...

Löffler asumió como Juez del STJ: “La sociedad clama por una Justicia más justa”

Con una sencilla ceremonia y respetando estrictamente los protocolos emanados del COE, el Dr. Ernesto Adrián Löffler juró como Ministro del Superior Tribunal de Justicia de la Provincia de Tierra del Fuego, luego de haber obtenido con altos puntajes el voto del Consejo de la Magistratura y haberse seguido todos los procesos constitucionales y legales de esta elección.

Cabe recordar que a casi 28 años de la instauración del Poder Judicial fueguino, esta es la cuarta vocalía del máximo tribunal, quedando desierta aún la quinta convocada.

El evento contó con la presencia de autoridades del Poder Ejecutivo, encabezadas por el gobernador Gustavo Melella, del Poder Legislativo con su titular, la vicegobernadora Mónica Urquiza y del Poder Judicial representado por sus tres ministros; el Dr. Javier Darío Muchnik, la Dra. María del Carmen Battaini (en forma virtual) y el Dr. Gonzalo Sagastume.

El Juramento le fue tomado por el Dr. Darío Muchnik, presidente del Superior Tribunal de Justicia.

Tras la jura, el Dr. Löffler brindó una conferencia de prensa donde respondió también a distintos requerimientos de los periodistas.

Recordó que hizo declaraciones públicas en el transcurso del concurso “y vimos que algunos periodistas y algunos operadores de la sociedad de Tierra del Fuego habían traído a la Dra. (Aída) Kemelmajer de Carlucci a opinar sobre la selección de jueces en nuestra provincia”.

En ese punto observó que la elección de la jurista “la hizo el poder político, porque la designó el Gobernador de la provincia de Mendoza (en 1983) con acuerdo del Senado, dada en sesión secreta con mayoría simple. Es decir, un partido político, con simple mayoría, designaba a una Juez de la Corte Suprema de Justicia de la Provincia de Mendoza”.

Se preguntó: “¿Quién puede dudar de la idoneidad de la Jueza, quién puede dudar de la idoneidad del Juez Rossatti, del Juez Lorenzetti o del juez Rosenkrantz? Quienes también fueron designados por la política en un acto eminentemente político”.

En este sentido opinó que “sí es perfectible la selección de jueces. Pero tengamos en cuenta que para la elección de un juez de Corte hay que analizar cinco idoneidades y para un juez común, cuatro. La idoneidad técnico-científica, la idoneidad gerencial, la idoneidad psico-física y la idoneidad ética. Para un juez de Corte se debe sumar una más: La idoneidad política o visión institucional porque a veces un juez de Corte tiene que resolver cuestiones ligadas a la Ley, a la norma jurídica para evitar generar consecuencias nocivas para la sociedad y tiene que valorar o pondera otras cuestiones que un juez de rango jurídico inferior no lo puede hacer”, explicó.

Sobra el Fiscal de Estado en el Consejo de la Magistratura

Siguiendo la ilación de su exposición, el Dr. Löffler volvió a preguntar: “¿Ustedes pueden pensar que un académico puede analizar idoneidad ética para un candidato a Juez (de Corte), o que un académico puede analizar la idoneidad físico-psíquica?”. La respuesta es “no”. “Cuando uno ve la conformación del Consejo de la Magistratura, yo quitaría al Fiscal de Estado. Y explico que no tengo nada contra el Fiscal de Estado porque cuando tuve que resolver causas en la que él era parte en forma personal, como por ejemplo la causa ‘Martínez contra Martínez’ (por el fallecido Senador Nacional en ejercicio José Carlos Martínez y el Fiscal de Estado Virgilio Martínez de Sucre) que después la Corte Suprema lo terminó resolviendo por mayoría de 3 a 2; yo fallé a favor del Fiscal de Estado porque él tenía razón, a mi criterio”.

Según recordó no fue la única vez que intervino en una causa donde Martínez de Sucre estuvo involucrado personalmente. “Hubo otro juicio cuando él le había iniciado otro juicio a un grupo colectivo operador de la política de aquí de Ushuaia, (el Dr. Virgilio Martínez de Sucre) lo ganó en primera instancia y yo lo tuve que revocar (en la Alzada) porque estaba mal dictada la sentencia y quedó firme luego por parte del Superior Tribunal de Justicia”.

Hecha esta aclaración, para el Dr. Ernesto Löffler, “el Fiscal de Estado está siempre en la selección de jueces y en la remoción de jueces y él actúa en representación del Estado en las causas contencioso-administrativas y eso genera un temor reverencial en los jueces y está mal, porque el juez tiene que ser independiente, tiene que ser imparcial y por eso el Fiscal de Estado no tiene que integrar el Consejo de la Magistratura”, entendió y recalcó que “no tengo nada en contra del Fiscal de Estado y no me voy a excusar cuando él tenga que actuar en ese carácter tengo que actuar como corresponde y con la absoluta imparcialidad y con la independencia que la Constitución me está otorgando para ello”.

Recordó que solamente Tierra del Fuego y el Chaco son las únicas provincias que tienen al Fiscal de Estado en el Consejo de la Magistratura y por lo demás consideró que “están bien balanceadas las fuerzas dentro del Consejo de la Magistratura de nuestra provincia, lo dejaría como está si hay que hacer una reforma de su integración, pero con esta salvedad”.

La sociedad clama por una justicia más justa

Por otra parte, el Dr. Ernesto Löffler compartió que “estaba viendo una encuesta y la imagen de aceptación del Poder Judicial estaba en el orden del 37 por ciento, lo que es una imagen muy buena comparándola con otras instituciones de la democracia”.

De igual manera, el novel ministro entendió que “hay que hablar más con la gente, con la ciudadanía y hay cosas que sí merecen una reforma integral de cuestiones que no se manejan a nivel provincial, como la cuestión penal. A nivel internacional, como Estados Unidos y España, se acumulan las penas y se condena múltiples cadenas perpetuas, esto en la Argentina no ocurre porque tenemos la figura de ‘concurso real’, ‘concurso ideal’, ‘probation’, ‘penas de cumplimiento condicional’ y (sin embargo) la gente descree, pero hay cuestiones, por ejemplo en un ilícito grave, como sino hay peligro de fuga o peligro de afectar los procedimientos de investigación, no se puede ordenar la prisión preventiva, esto es un fallo de la Corte Suprema y eso es como que limita a los jueces locales”.

Estas garantías constitucionales, además de la presunción de inocencia hasta que se pruebe lo contrario y otros principios constitucionales, “hace que la gente se enfurezca y me parece que es una cuestión que como sociedad toda, tendremos que rever. No entiendo porque estas cuestiones no son tomadas por la política nacional que no las pine en la agenda”, volvió a observar Löffler y recordó que es facultad del Congreso de la Nación hacer estas reformas en materia penal “las provincias solo podemos dictar códigos procesales”.

El Magistrado desafió a hacer una encuesta porque entendió que esta cuestión “está en la agenda de la gente y la debe tomar el poder político ya que no lo podemos resolver como provincia porque escapa a nuestras facultades”.

Sin embargo entendió que desde Tierra del Fuego “podemos hacer muchas cosas como que la administración de justicia sea más rápida, ágil, que jueces y fiscales trabajen codo a codo. También hay que ver qué va a ocurrir con la implementación del proyecto de ‘Sistema Acusatorio’ ya que tiene una dinámica muy rápida; los juicios no tendrían que demorar nada. Estos son desafíos que nosotros detectamos, analizamos y hay que ver qué resortes provinciales utilizamos para resolverlos, pero también lo nacional es muy importante y es tarea de todos, de la sociedad, de los medios de comunicación, de los operadores del derecho de que nuestros políticos tomen estos temas y lo pongan en la agenda como prioritarios”.

Celeridad en la resolución de causas

Memoró el Dr. Löffler que “hace unos nueve años, la Dra. María del Carmen Battaini inició conversaciones con el Superior Tribunal de Justicia de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y llegaron a un acuerdo para traer a Tierra del Fuego un programa de planificación estratégica consensuada, un programa muy exitoso porque no hay programación vertical, impositiva que de buenos resultados. La idea es que la planificación se haga de manera horizontal entre los distintos medios y unidades funcionales”.

Recordó que “La Cámara (de Apelaciones en Río Grande) hizo una planificación estratégica consensuada y al desarrollar nuestro programa eliminamos procesos que no servían para nada y en mí vocalía iniciamos un programa que se denomina ‘Sentencia Cero’ que implica sencillamente resolver rápido, que la gente tenga respuesta rápida en causas jurisdiccionales. Esta semana estuve sacando causas que vencen en el mes de julio de este año; es decir, resolviendo en marzo, de manera pronta y eficiente los problemas a la gente. Este es uno de los norte con los que voy a trabajar, tratar de resolver rápidamente para que la gente pueda tener una solución del órgano judicial, con celeridad y eficiencia”.

Ampliación de la corte provincial

En otro orden, aseguró que “es necesaria la ampliación, solo Chubut hasta hoy el Superior Tribunal de Justicia funciona con tres miembros, pero su Constitución prevé seis, por lo que deberá llamarse a concurso para completarlo. En nuestra provincia es muy importante que haya cinco miembros ya que una corte provincial debe velar por la vida, la libertad y el patrimonio de los habitantes de Tierra del Fuego y es una tarea enorme para tres personas y creo que es importante que a esa mesa de decisión se acoplen nuevos pensamientos y visiones del mundo y de la sociedad. Es valioso y el costo es insignificante. Hay que demostrar con gestión que la Legislatura, el Poder Ejecutivo y el propio Superior Tribunal de Justicia ya que de acuerdo al Art. 155 de la Constitución Provincial (*) su ampliación surge de su seno y es una necesidad, tres personas no dan abasto”.

Ernesto Löffler favor de la paridad de género

El Dr. Löffler aseguró que “debemos exigir perspectiva de género, no solo en Tierra del Fuego, sino en el resto del país también”.

Reparó que en los últimos tiempos, en menos de tres años, “en Tierra del Fuego se eligieron 21 jueces, solo tres de ellos fueron mujeres y a veces vemos que mucha gente alza la voz y se queja por esta situación pero no opinaron durante estas elecciones, por ahí porque eran funcionarios de gobierno y no lo podían decir, pero yo creo que en la paridad de género y voy a apostar fuerte por ella”.

Ernesto Löffler, a pesar de ser varón, integra desde hace 11 años AMJA, que es la Asociación de Mujeres Jueces de la Argentina, en calidad de vocal. “Lo marco no solo desde mi posición personal e institucional en defensa de la paridad de género, sino que esto lo he defendido muchas veces en mis sentencias”, recordó.

A modo de ejemplo citó que hace tres años llegó a la Cámara de Apelaciones una causa que involucraba a una mujer de una repartición federal y él era el primer juez ponente -el primero que debía votar-. “Esta mujer denunció que su jefe la estaba acosando laboralmente y pedía cautelarmente que la sacaran de ese espacio porque ya no soportaba el acoso de la que era objeto y por la presión. En primera instancia en Ushuaia se habían declarado incompetentes y habían solicitado enviar a archivo las actuaciones, tal cual lo establece el Código. El juez moderno tiene que dejar de lado la forma y resolverle el problema a la gente, que es la cuestión de fondo. Tomé este caso obviamente revocando esa decisión, haciendo lugar al pedido de la medida cautelar y luego me declaré incompetente y no lo mandé a archivo, sino que remití las actuaciones al Juez Federal para que siguiera interviniendo porque era competente”, recordó.

En este sentido observó que “siempre trabajamos de esta manera, con perspectiva de género, tomando en cuenta la vulnerabilidad de una mujer en esta situación”.

También en ese punto recordó su último voto en la Cámara Electoral -hoy competencia de otra Cámara- “donde tratamos la integración de la mujer en el Concejo Deliberante de Ushuaia y me tocó votar en tercer lugar, ya la cuestión estaba definida, pero voté a favor del planteamiento del colectivo de mujeres de Ushuaia porque era necesario que fije mi opinión ya que claramente para mí el sistema de preferencias con un piso del 15 por ciento vulneraba un principio cardinal del ordenamiento jurídico fueguino y nacional que es la preeminencia de la voluntad mayoritaria. No podía ser que un 15 por ciento del electorado esté definiendo un candidato hombre valiera por encima del 85 por ciento, lo que es inconstitucional y que hizo que los siete concejales de Ushuaia fueran hombres. Hice mi voto, defendí al colectivo feminista, defendí la paridad y la integración en minoría, después el Superior Tribunal de Justicia tomó mi posicionamiento, al igual que el Fiscal del STJ y terminó revocando esa sentencia”.

“Eso son solo dos ejemplos de mi postura en defensa de la paridad de género”, aseguró.

Propuestas para mejorar la administración de justicia

En otro párrafo de la conferencia de prensa, el Dr. Ernesto ‘Nené’ Löffler confió que “soy consciente que voy a integrar un colectivo de cinco jueces de los cuales hoy integramos cuatro, ojalá que pronto las autoridades pertinentes puedan elegir al o a la miembro que falta y sabiendo esto, obviamente uno tiene ideas, pero hay que presentarlas a los miembros del Superior Tribunal de Justicia para después canalizarlas. Antes de mi doctorado hice una maestría en Derecho de Magistratura Judicial, en donde justamente plantee la reforma a la ingeniería del ordenamiento jurídico fueguino con incorporación de tecnología”.

Agregó que “lo primero que hice fue un diagnóstico para ver cómo nos veía la gente a los miembros del Poder Judicial, ver cómo nos veían nuestros colegas abogados y desde allí partí para ver cómo encarábamos una reforma estructural, de gestión, etcétera. Ese trabajo lo concluí en el 2010 cuando me recibí en Derecho de Magistratura Judicial y después me tocó el Doctorado”.

En ese trabajo, “planteé muchas reformas que están vigentes, habría que aggiornarlas, actualizarlas, pero en la audiencia que hizo el Consejo de la Magistratura para concursar este cargo, planteé algunos; por ejemplo, el Superior Tribunal de Justicia, como el resto de cortes provinciales y estaduales del mundo son organismos de control de constitucionalidad. Como dato, la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos, un país con unos 320 millones de personas, discute al año entre 60 y 80 expedientes. El Tribunal Constitucional español también, con un país similar a la Argentina en cantidad de habitantes, discute al año entre 32 a 45 casos por año, en cambio nuestra Corte Suprema de Justicia tiene entre 6 a 7 mil causas por año y en nuestro Superior Tribunal de Justicia fueguino pasa algo similar, maneja unas 800 causas por año en promedio”, contrastó.

Entre las atribuciones de la corte fueguina, Löffler recordó que “tiene la competencia originaria en materia previsional y me parece que ya es tiempo que hoy nos replanteemos una reforma de la ley orgánica, el dictado de una ley de la Legislatura para que esas causas que originariamente las tiene el STJ las resuelva un juez de primera instancia”.

Asimismo, dijo que desde la instauración del Poder Judicial provincial en 1994, “a la fecha se han creado dos juzgados laborales nuevos, uno en cada ciudad. Tranquilamente esas 300 causas previsionales por año que maneja el Superior Tribunal de Justicia se podrían bajar a las primeras instancias laborales, lo que serían unas 75 causas anuales por juzgado y de esta manera le estaríamos dando al justiciable, al jubilado, a que hoy acceda a estándares internacionales y convencionales como es el Pacto de San José de Costa Rica que garantiza la doble instancia en todos los juicios, no solo en los penales, cuestión que hoy no ocurre”.

Observó que “cuando el Superior Tribunal de Justicia dirime una sentencia previsional en instancia única, el único remedio que le queda es recurrir a la Corte Suprema de Justicia con un recurso extraordinario federal, hoy muy limitado por la acordada de la propia corte nacional que no admite más de 20 páginas en estos recursos y 10 páginas en los recursos de queja, con un arancel de cien mil pesos. Esta es una sola de las ideas, pero tengo muchas para compartir y lo voy a hacer en el seno de nuestra corte”.

“Mi compromiso es trabajar fuertemente en fortalecer la jurisdicción; nosotros necesitamos un juzgado en la ciudad de Tolhuin porque es necesaria la presencia de un juez, de un fiscal y de defensores en esa localidad que está creciendo significativamente en lo poblacional, también me gustaría proponer muchas otras ideas a mis colegas del Superior, como el juicio por jurado, también la materia ambiental, la materia civil para involucrar al pueblo en la toma de decisiones”.

 

ARTICULOS RELACIONADOS