4.8 C
Ushuaia
sábado, septiembre 23, 2023
InicioInternacionalMuchas explosiones y disparos en el exterior": Dar a luz en la...

Muchas explosiones y disparos en el exterior”: Dar a luz en la Ucrania de la guerra

La carga mental de la invasión rusa se ha cobrado un alto precio entre la población civil. A medida que se prolongan los combates, las mujeres embarazadas son algunas de las que se enfrentan a las pruebas más duras.

MYKOLAIV, Ucrania – Las gemelas de Amina Tsoi son niñas sanas.

Se pelean, como hacen los hermanos, y ambas tienen un curioso apetito por el queso, “como ratoncitos”, dice su madre.

Pero son pequeñas para tener un año, herencia de su nacimiento prematuro durante las primeras semanas de la invasión rusa de Ucrania.

Personal médico atiende a un bebé prematuro en una incubadora en un hospital de Mykolaiv, Ucrania. Médicos y funcionarios de hospitales han advertido de un fuerte aumento de los problemas de salud materna durante la guerra. Foto Finbarr O'Reilly para The New York TimesPersonal médico atiende a un bebé prematuro en una incubadora en un hospital de Mykolaiv, Ucrania. Médicos y funcionarios de hospitales han advertido de un fuerte aumento de los problemas de salud materna durante la guerra. Foto Finbarr O’Reilly para The New York Times

Durante siete meses, Tsoi había disfrutado de un embarazo feliz y sano, prácticamente sin complicaciones.

Entonces, una mañana de febrero del año pasado, las explosiones retumbaron en la ciudad donde vivía, cerca de Mykolaiv, en el sur de Ucrania, que se enfrentaba a crecientes ataques con misiles y escaramuzas terrestres.

“Mi suegra entró en nuestra habitación y dijo: ‘Ha empezado la guerra'”, cuenta Tsoi. “Y empecé a sentir pánico”.

Tsoi, que entonces tenía 20 años, escapó a los bombardeos y salió aparentemente ilesa.

Pero en los días siguientes perdió la vista en un ojo y engordó 14 libras porque retenía agua.

Después de que le practicaran una cesárea de urgencia, durante la cual perdió tanta sangre que necesitó dos transfusiones, sus hijas, nacidas seis semanas antes de tiempo, se aferraron a la vida en incubadoras.

La invasión rusa de Ucrania ha matado a decenas de miles de soldados y civiles, y herido a muchos miles más.

La carga mental de la guerra también ha cobrado un alto precio.

Riesgos

Para las mujeres embarazadas, el estrés puede ser especialmente peligroso, y los médicos y funcionarios de los hospitales advierten de un fuerte aumento de los problemas de salud materna, como los partos prematuros.

Los bebés nacidos antes de término tienen más probabilidades de desarrollar complicaciones respiratorias, neurológicas y digestivas.

Los nacidos de forma especialmente prematura pueden tener graves problemas de salud física y mental.

Los gemelos u otros partos múltiples son susceptibles de nacer antes de tiempo, incluso en épocas normales.

Tras más de un año de guerra, las estadísticas oficiales sobre salud materna en Ucrania son escasas.

Las cifras sobre partos prematuros, por ejemplo, pueden ser engañosas porque muchas embarazadas, sobre todo las que tenían problemas de salud, fueron evacuadas a otros países tras el inicio de la invasión rusa.

Pero los médicos entrevistados, sobre todo en las zonas cercanas a los combates, informaron de elevadas tasas de nacimientos prematuros, mayores casos de hipertensión durante el embarazo y un mayor índice de cesáreas, achacando las complicaciones a la extraordinaria tensión que supone tener un hijo en un momento de peligro y desarraigo.

“Vemos que el curso del embarazo se ha vuelto más duro”, afirma la Dra. Liudmyla Solodzhuk, de 58 años, directora médica de un hospital de Mykolaiv, ciudad cercana al frente.

“Normalmente, el nacimiento de un nuevo ser humano es felicidad, y ahora es ansiedad“, añadió.

El esfuerzo por proteger a las mujeres embarazadas de las tensiones de la guerra se ha convertido en una prioridad médica, señaló Solodzhuk, y el personal médico intenta formas novedosas de distraer a las pacientes de los brutales sonidos de la guerra en el exterior.

“Hemos estado diciendo que los bombardeos son fuegos artificiales”, dijo, “en honor al nacimiento de sus hijos”.

El hospital de Solodzhuk en Mykolaiv ha informado de que el número de cesáreas y partos prematuros ha aumentado un 5%.

Las estadísticas del gobierno muestran aumentos menores de nacimientos prematuros en la región de Mykolaiv en general y en otras partes del sur y el este de Ucrania, donde los combates son más intensos, pero esas cifras se complican por el gran número de residentes que han huido.

El dúo musical Tvorchi, participante ucraniano en el Festival de Eurovisión celebrado en Liverpool (Inglaterra) el mes pasado, dio más publicidad al tema cuando, en un acto con alfombra roja en los prolegómenos del certamen, los intérpretes lucieron trajes con los nombres y pesos de los bebés nacidos prematuramente.

Amenaza​

Para las mujeres embarazadas que se quedaron tras la invasión rusa, cualquier esperanza de que los combates terminaran pronto resultó ilusoria.

Inna Harbuz, que entonces tenía 30 años, estaba embarazada de gemelos y vivía en Mykolaiv cuando los misiles rusos empezaron a atacar la ciudad.

Su familia decidió que sería más seguro trasladarse a otro lugar, pero un avance ruso temprano tomó el pueblo cercano al que habían ido.

En la medida de lo posible, la familia trató de pasar desapercibida.

“Empezamos a escondernos en el sótano todos los días, sobre todo por miedo a que los rusos nos encontraran”, dijo Harbuz, añadiendo que el temor a ser descubiertos por las tropas invasoras era peor que enfrentarse al fuego de los cohetes en Mykolaiv.

El 28 de octubre, Harbuz sufrió una hemorragia interna por un desprendimiento prematuro de placenta.

Para entonces, las tropas rusas ya se habían retirado del pueblo, y su familia la llevó rápidamente a un hospital de Mykolaiv, donde le practicaron una cesárea de urgencia.

Sus hijos gemelos, que nacieron prematuramente, recibieron respiración asistida.

Siete meses después, los dos niños están bien.

Pero la familia ha decidido quedarse en el pueblo en lugar de regresar a Mykolaiv, que sigue siendo bombardeada regularmente.

Después de nacer, las gemelas de Tsoi tuvieron problemas de salud, y ella dijo que necesitaba controlar regularmente su ritmo cardíaco, su vista y su peso.

A los 9 meses, seguían sin mantenerse en pie y la familia empezaba a preocuparse, pero “ahora las dos corren”, dijo recientemente.

Tsoi culpa a la guerra de haber convertido su embarazo en un calvario.

Incluso durante la cesárea, el conflicto era ineludible.

“Empecé a llorar en la mesa de operaciones”, cuenta.

“Daba mucho miedo porque oía muchas explosiones y disparos fuera”.

No se reunió con sus hijas hasta el octavo día después del parto.

En ese momento, seguían siendo alimentadas a través de tubos y los combates en el exterior empeoraban.

En un momento dado, el personal del hospital y los pacientes se vieron obligados a apiñarse en el sótano por seguridad.

La traumática experiencia fue casi demasiado para Tsoi.

“Al cabo de un mes, tuve una crisis horrible”, cuenta.

“Le grité a mi marido que nos sacara al extranjero, de lo contrario no podría soportarlo, no sobreviviría”.

El marido de Tsoi condujo a la familia hasta la frontera con Moldavia, pero tuvo que regresar a Ucrania, ya que a los hombres en edad de combatir no se les permite salir.

Unos meses después, Tsoi y sus hijas volvieron a Ucrania y alquilaron una casa cerca de Odesa para estar más cerca de su marido.

Las niñas están sanas, pero van retrasadas con respecto a los objetivos normales de crecimiento y desarrollo para su edad.

Para Tsoi, la guerra hizo que su embarazo pasara de ser una experiencia feliz a una que preferiría olvidar.

“Todavía no puedo creer que haya sobrevivido”, dice.

ARTICULOS RELACIONADOS