-0.1 C
Ushuaia
sábado, mayo 18, 2024
InicioEntrevistas ArtikaNotas Ártika - Francisco Jaspe: "Petrona Morales: una mujer de una educación...

Notas Ártika – Francisco Jaspe: “Petrona Morales: una mujer de una educación tremenda”

El día de hoy, desde los estudios de FM Ártika, nos comunicamos telefónicamente con Francisco Jaspe, quien está radicado en Ushuaia hace muchos años, para que nos hable de Madame Peters, pintoresco personaje que hizo historia en nuestra ciudad.

Francisco Jaspe está radicado en la isla desde Diciembre de 1982, pero vino por primera a Ushuaia en Febrero de 1965, ocasión en la que por cuestiones laborales arribó en el Crucero La Argentina, de la Armada Argentina.

Francisco, de una memoria inestimable, recuerda muchísimos detalles de sus primeros tiempos en Ushuaia: “La base original de Ushuaia, que fue el presidio, eso si ya estaba completo, y el hospital Naval ya funcionaba, había salas de internación para personal y también para lo que eran familiares, digamos, maternidad, quirófano, piletas para atender a quienes tuvieran accidentes con fuego, etc.” comienza a relatar.

Son muchos y muy minuciosos los recuerdos de Francisco: cómo surgió el nombre de la calle Francisco Gonzalez, cómo se compraba el pan dejando una bolsita en las puertas de casa, la baliza que llamaban El Faro, y que marcaba el camino, entre otros, del franco higiénico de los conscriptos de la época, marchando en fila a “La Escuelita”.

Las historias que hablan de Madame Peters, también conocida como Petrona Morales o Doña Gertrudis, dependiendo de quien la recuerde, sobreviven en el imaginario social de la ciudad. Como esos temas que se esconden, tal vez por vergüenza, se escucha aquí y allá una u otra anécdota, relatos aislados de otros tiempos, que forman parte del folclore de una ciudad en desarrollo.

Petrona Morales: “una mujer de una educación tremenda”

Hoy, de la mano de Francisco, tenemos oportunidad de conocer algunas de esas historias, de cuando Ushuaia comenzaba a crecer, a formarse, y nos permite imaginar, recorriendo en su memoria las callecitas y vueltas para llegar a esos lugares que tal vez ya no existan, con su particular relato: “El Faro, era la confitería que daba a las chicas de compañía. Al costado estaba el hotel “de ocasión” que se llamaba El Palmar”.

Te invitamos a escuchar la nota completa, para que no te pierdas nada de lo que Francisco Jaspe nos relata:

ARTICULOS RELACIONADOS