8.8 C
Ushuaia
viernes, febrero 23, 2024
InicioInternacionalMataron a cuatro empleados de la embajada de Estados Unidos en un...

Mataron a cuatro empleados de la embajada de Estados Unidos en un ataque a un convoy en Nigeria

La Policía local reveló que las víctimas fueron incendiadas junto a su vehículo y que los asaltantes secuestraron a otras tres personas. No había ciudadanos estadounidenses en los vehículos agredidos.

Cuatro empleados de la Embajada de Estados Unidos en Nigeria murieron este martes cuando hombres armados atacaron a un convoy norteamericano en el estado de Anambra, situado al sudeste de aquel país africano.

Los hombres armados “mataron a dos agentes de la fuerza móvil de la policía y dos empleados del consulado” y luego los incendiaron junto a su vehículo, precisó Ikenga Tochukwu, superintendente adjunto de Policía. En paralelo, indicó que al notar la presencia de las fuerzas de seguridad, los asaltantes “se llevaron a dos policías y un conductor del segundo vehículo del convoy”.

Según informaron medios locales, las víctimas se encontraban en la región realizando tareas humanitarias, cuando fueron “asesinadas a tiros sin piedad durante una emboscada”. Testigos manifestaron que realizaban “una campaña médica para brindar ayuda a las zonas rurales ribereñas”, publicó The Guardian.

En un comunicado, Ikenga Tochukwu remarcó que las fuerzas de seguridad habían iniciado una operación de rescate y recuperación en la zona de Ogbaru, donde ocurrió el episodio.

Por su parte, John Kirby, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, confirmó la agresión y precisó que ningún ciudadano de su país había sido herido.

“Estamos al tanto de algunas bajas, tal vez incluso algunos muertos, pero no quiero adelantarme demasiado a donde estamos ahora”, dijo el funcionario en una conferencia de prensa.

John Kirby, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, confirmó la agresión y precisó que ningún ciudadano de su país había sido herido. Foto EFE/EPA/Michael ReynoldsJohn Kirby, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, confirmó la agresión y precisó que ningún ciudadano de su país había sido herido. Foto EFE/EPA/Michael Reynolds

La zona del ataque es uno de los bastiones del grupo separatista nigeriano Pueblo Indígena de Biafra (IPOB), al que las autoridades han culpado de ataques contra las fuerzas de seguridad, cárceles e instalaciones de la comisión electoral.

La tensión en esta región data desde el 30 de mayo de 1967, cuando, en medio de crecientes tensiones étnicas debido a sucesivos golpes de Estado, el gobernador de la región Oriental de Nigeria, Emeka Ojukwu, anunció la creación de la República de Biafra para proteger a la etnia igbo, objeto de matanzas en el norte del país.

El Gobierno militar nigeriano intentó recuperar el control por la fuerza, desencadenado así una guerra civil (1967-1970) que causó cerca de dos millones de muertos, sobre todo debido a la hambruna que asoló la región debido a un bloqueo de dos años

Más ataques en el centro-norte nigeriano: 45 muertos

Al menos 45 personas, la mayoría mujeres y niños, murieron este martes tras un ataque de hombres armados a varias localidades del estado de Plateau, en el centro-norte de Nigeria.

“Puedo confirmarles que se han recuperado al menos 45 cadáveres, en su mayoría de niños y mujeres, incluso embarazadas, tras un ataque de hombres armados a las aldeas de Kubat y Fungzai”, en la zona de Mangu, declaró a EFE por teléfono Paul Dakete, presidente de la Coalición de Nacionalidades Étnicas Juveniles del Estado de Plateau.

En esa línea, Dakete agregó: “Los atacantes, que eran pastores fulani, irrumpieron en las dos localidades el lunes por la noche y sembraron el caos entre los aldeanos hasta primera hora de hoy”. “Es espeluznante que la mayoría de las víctimas fueran mujeres y niños”, completó.

Dakete explicó que los atacantes también arrasaron varias casas durante el ataque, y añadió que aún se estaban buscando más cadáveres. Igualmente, lamentó que las fuerzas del orden no pudieran salvar la situación a pesar de recibir llamadas de socorro de los lugareños. “Se trata del cuarto ataque de los últimos años (en la zona de Mangu), pero la escala de este último ataque no tiene precedentes”, declaró.

Por su lado, Alfred Alabo, portavoz de la Policía del estado de Plateau, confirmó el incidente en un comunicado, pero no dio la cifra de víctimas.

El portavoz explicó que la Policía se enfrentó a los “bandidos” y que su “gran potencia de fuego” obligó a estos últimos a abandonar sus motocicletas y vehículos “utilizados para sus nefastas actividades”.

Este tipo de ataques de “bandidos” -término usado en el país para nombrar a las bandas criminales que cometen esos asaltos- no son comunes en el estado de Plateau, donde sí que son habituales choques entre comunidades ganaderas mayoritariamente cristianas y pastores de la etnia fulani, principalmente musulmanes, por diferencias sobre el uso de la tierra y los escasos recursos naturales disponibles.

Plateau, sin embargo, es vecino del estado de Kaduna que, junto a otros estados del noroeste del Nigeria, sufre ataques incesantes por parte de hombres armados y secuestros masivos para obtener lucrativos rescates.

A esta inseguridad en el noroeste de Nigeria se suma la registrada desde 2009 en el noreste por el grupo yihadista Boko Haram y, desde 2016, por su escisión, el Estado Islámico en la Provincia de África Occidental (ISWAP, por sus siglas inglés)

ARTICULOS RELACIONADOS