8.8 C
Ushuaia
sábado, marzo 2, 2024
InicioInternacionalSe suicidó Heather Armstrong, una famosa e influyente mamá bloguera, a los...

Se suicidó Heather Armstrong, una famosa e influyente mamá bloguera, a los 47 años

Conocida como Dooce, llegó a formar parte de la lista Forbes de mujeres más influyentes en los medios. Se hizo famosa al hablar de las complejidades de la maternidad.

Heather Armstrong, la mamá bloguera que hizo públicas sus luchas como madre y sus batallas contra la depresión y el alcoholismo en su web Dooce.com y en redes sociales, murió a los 47 años. Su pareja desde hace seis años, el ex candidato al Senado de los Estados Unidos Pete Ashdown, fue  el encargado de dar el comunicado tras encontrarla sin vida el martes por la noche en su casa de Salt Lake City (Utah).

Según reveló Ashdown a The Associated Press, Heather Armstrong se habría suicidado. Tras haber trabajado en su sobriedad durante más de 18 meses, la bloguera podría haber sufrido una recaída que la habría llevado a tomar esta decisión.

La pareja vivía junto con los hijos de Armstrong, Leta de 19 años y Marlo de 13 años, a quien la bloguera tuvo con su ex esposo y socio comercial Jon Armstrong, de quien se divorció en 2012. Además, los tres hijos del matrimonio anterior de Ashdown solían visitar a la familia en su hogar de Utah.

La bloguera murió a los 47 años. Según su pareja, la mujer se habría suicidado. Foto: APLa bloguera murió a los 47 años. Según su pareja, la mujer se habría suicidado. Foto: AP

Heather creó su sitio web Dooce en 2001, convirtiéndose en todo un éxito en redes gracias a sus consejos sobre maternidad, relaciones y otras batallas vitales. En 2009, con una carrera más afianzada, Armstrong publicó su autobiografía ‘The Valedictorian of Being Dead: The True Story of Dying Ten Times to Live’ llegando a visitar The Oprah Winfrey Show, uno de los talk shows estadounidenses más populares.

Su éxito hizo que Armstrong pasara a formar parte de la lista Forbes de mujeres más influyentes en los medios, llegando a coronarse como “La reina de las mamás blogueras” por The New York Times Magazine. A pesar de conquistar el corazón de miles de lectores, su carrera también estuvo marcada por la polémica, llegando a ser acusada de malcriar a sus hijos.

La bloguera llegó a formar parte de la lista Forbes de las personas más influyentes en los medios.La bloguera llegó a formar parte de la lista Forbes de las personas más influyentes en los medios.

Las críticas comenzaron cuando Armstrong escribió contra su jefe, el dueño de una empresa tecnológica emergente al que quiso ‘estrangular’, costándole así el puesto de trabajo. Tras desatar el caos en redes, la bloguera continuó tratando temas como su primer matrimonio, la vida en Los Ángeles, la maternidad o el alcoholismo, adentrándose en sus sentimientos más profundos con la honestidad por bandera.

Depresión, alcoholismo y críticas feroces

A medida que creció su popularidad, también lo hicieron las críticas, que la acusaban de mala crianza y cosas peores.

Una de sus últimas publicaciones en Dooce hablaba de una victoria anterior sobre la bebida.

“El 8 de octubre de 2021 celebré seis meses de sobriedad solo en el piso junto a mi cama sintiéndome como un animal herido que quería que lo dejaran solo para morir”, escribió Armstrong. “No hubo nadie en mi vida que pudiera comprender cuán simbólica fue una victoria para mí, aunque… una llena de lágrimas y sollozos tan violentos que en un momento pensé que mi cuerpo se partiría en dos. La pena me sumergió en maremotos de dolor. Durante unas horas me resultó difícil respirar”.

Luchaba contra la depresión y el alcoholismo. Su pareja confirmó que se suicidó.Luchaba contra la depresión y el alcoholismo. Su pareja confirmó que se suicidó.

Ella continuó: “La sobriedad no era un misterio que tenía que resolver. Era simplemente mirar todas mis heridas y aprender a vivir con ellas”.

En sus memorias, describió cómo su blog comenzó como una forma de compartir sus pensamientos sobre la cultura pop con amigos lejanos. En un año, su audiencia creció de unos pocos amigos a miles de extraños en todo el mundo, escribió.

Armstrong dijo que cada vez más se encontraba escribiendo sobre su vida personal y, eventualmente, un trabajo de oficina, y “cuánto deseaba estrangular a mi jefe, a menudo usando palabras y frases que avergonzarían a un marinero”.

Su cuerpo fue encontrado por su esposo en su casa de Utah, Estados Unidos.Su cuerpo fue encontrado por su esposo en su casa de Utah, Estados Unidos.

Su empleador encontró el sitio y la despidió, escribió. Lo eliminó, pero comenzó de nuevo seis meses después, escribiendo sobre su nuevo esposo, Armstrong, y cómo el desempleo los había obligado a mudarse de Los Ángeles al sótano de su madre en Utah.

Pronto quedó embarazada. El embarazo ofreció “un tesoro sin fin” de contenido, escribió, “pero realmente creía que lo dejaría todo una vez que tuviera el bebé”.

No lo hizo, pero hizo una crónica de sus altibajos como nueva madre.

“No creo que hubiera sobrevivido si no hubiera ofrecido mi historia y me hubiera acercado para superar la soledad”, escribió.

Armstrong se crió en la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, pero dejó la religión hace años. Sufrió depresión crónica durante gran parte de su vida, según su libro. En 2017, después de la ruptura de su matrimonio, la estrella de Internet apodada “la reina de las mamás blogueras” por The New York Times Magazine cayó en popularidad.

Su depresión empeoró, lo que la llevó a inscribirse en un ensayo clínico en el Instituto Neuropsiquiátrico de la Universidad de Utah, según una entrevista que le dio a Vox. La pusieron en un coma inducido químicamente durante 15 minutos a la vez durante 10 sesiones.

“Sentía que la vida no estaba destinada a ser vivida”, dijo Armstrong a Vox. “Cuando estás tan desesperado, intentarás cualquier cosa. Pensé que mis hijos merecían tener una madre sana y feliz, y necesitaba saber que había probado todas las opciones para ser eso para ellos”.

ARTICULOS RELACIONADOS